7 de enero de 2018

Tiempo astronómico y tiempo espiritual

La niña está contenta y me abraza.
Decide que  la cargue y la vista.
Le enseñe multitudes.
La incluya en mis viajes de sueños.
La bese en varias edades del siglo.
Mientras el pequeño florentino
hace en silencio
el trabajo  crucial de su padre.




Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!