24 de enero de 2018

Tres anuncios por un crimen







Se proyecta ante nosotros una obra de arte. La epopeya de Mildred Hayes para castigar al   asesino de su hija. Se trata de una cinta notable por la manera de abordar el relato, por sus diálogos inteligentes, la actuación deslumbrante de su protagonista, su notable banda sonora.

Su director anglo irlandés Martin McDonagh,  revela con ágil ritmo  la historia y el espíritu de sus personajes, exhibiendo  un manejo del humor que facilita  la empatía hacia los personajes y sus mundos de ira, venganza, estupidez, corrección y racismo.

En el imaginario  pueblo de Ebbing, Missouri, el arte vuelve al tono exuberante  de los dramaturgos isabelinos y de Oscar Wilde, sutilmente invocados en el guión.

La película se da maña, para abordar temas políticos, el racismo, los móviles interesados de la policía, la extrema violencia de género, el descrédito ético de las iglesias, el poder de la prensa, la impunidad militar,   la fuerza ultraconservadora de la ruralidad norteamericana.


La cinta  aplica nociones budistas, los malos  deseos  se imbrican a  sucesos horrorosos y la violencia causa un espiral  de fuego.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!