4 de enero de 2018

Sólo hoy nos queda



Cristina Inés Gill

Mañana es demasiado tarde
Sólo hoy nos pertenece
Y gritan de alegría mis ojos
Mientras ávida nos busca la muerte.

Sólo hoy existen tus labios
Y puede bendecirme tu alegría
El mar  que viaja en  tu mirada.
El peso ligero de tu cuerpo.

Sólo hoy nos queda.
Nada de mañana es certeza.
Alza el destino sus  armas.
Caronte  lleva su barca repleta.




Esl poema está asociado a este testimonio de Cristina Inés Gill, publicado por La Vanguardia.



Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!