5 de noviembre de 2018

Profecía

Una a una se alzarán las iglesias
y los dioses romperán sus cadenas
hasta mirar en el cielo sus rostros
mientras grita la aurora en el hombre.

Volverá el hijo a su padre
y  la doncella los parirá a ambos
viejos muones lanzados por cometas
kilos y pulgadas de palabras.

Nuestro espíritu estará desnudo 
Montañas abrirán un guijarro
Habrá quietud y no tiempo
El hombre girará hacia su centro.

Habrá multitudes en nuestra alma
El sueño será un destino
Vencerá la muerte
Y en la muerte habrá raíz de luz.


Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!