15 de marzo de 2010

el ángel de luz





El ángel de luz ingresa con los pies en punta a nuestro cuarto,

me guiña un ojo y se sienta junto a mi esposa,

le habla a su oído que duerme,

sopla oro y cometas sobre sus ojos.


El ángel me habla de Isidora, de su colorida y dulce inocencia,

me dice que los seres de luz compiten por visitarla cada aurora,

buscan una pizca de su tibieza, aprenden y cuidan de su alegría.


Aún no amanece y estoy a la espera del ángel,

del primer rayo de la mañana, de la buena noticia,

el buen principio, la esperanza.






Nota: El gran temor de los ángeles es que los niños los detecten y jugando los hieran o los hagan prisioneros.

Hugo Simberg, creador finés, dejó constancia de ello en esta pintura de 1903.

3 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Y tal vez por eso a veces los angeles se alejan un poquito, pero generalmente siempre andan cerca.

Feliz comienzo de semana

Bisous

José Antonio Fernández dijo...

A lo mejor los ángeles viven dentro de nosotros y por eso no los vemos aunque en mis escaners al menos no salen. Bromas aparte he disfrutado la lectura.
Saludos.

androcles dijo...

Hola, mi hijo mayor hace 2 años atrás (tenia 5) estaba en su dormitorio llorando a mares, con una pena profunda y suspiros interminables. Le pregunto: Que te pasa hijo? porqué tanta pena? y me respondió: "Papá, mi ángel de la guarda me acaba de decir que yo estoy mas grande y me debe dejar para acompañar a otro niño que lo necesita...y ya no va a estar, el es mi amigo y conversa conmigo de noche"
Le explique que eso sucedía cuando el ángel estaba seguro de que el había aprendido todo de él, al igual que en su jardín infantil cuando pasaba de curso, encontraría un nuevo maestro....suspiro un par de veces más, seco sus lágrimas y le dijo a su amigo que entendía y que se fuera tranquilo.

Hoy, tiene nuevos amigos, los conoce, habla con ellos y sigue creciendo...

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!