2 de marzo de 2010

héroes anónimos




El cabo Gómez dormitaba

cuando los saltos de su taza de café

y la caída de una carpeta

lo despertaron a la tragedia,

pronto se incorporó toda la guardia

y comenzó a cumplirse el plan.


Entre postes y paredes,

la camioneta verde y sus megáfonos

precedían a la muerte,

había que escapar con lo puesto,

rápido y con calma,

subir el cerro,

que ya viene el mar.


Gómez recogió a dos niños

que deambulaban a pie pelado,

la intensa luna amarilla

indicaba los senderos.


Jiménez y Urzúa,

prendieron sus linternas

y alejaron de su mente

la imagen de sus familias,

cientos de vecinos comenzarían a llegar

a la posta del alto,

desnudos, sangrantes, aplastados.

Martínez, el joven médico de turno,

respiró hondo y recordó a todos:

los que pueden esperar que esperen,

los que van a morir que lo hagan,

concentrarse en lo urgente y lo eficaz.


Todo el mundo a sus puestos,

la ola está a punto de llegar.




En la imagen, obra de Feininger.

2 comentarios:

Isabel Mª dijo...

Pone los pelos de punta este escrito Gonzalo.

Un beso

Isabel Barceló Chico dijo...

Maravillosamente conmovedor. Cuánta precisión para una tragedia. Un abrazo muy fuerte.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!