25 de junio de 2007

ella me llama flor

Salomé según Klimt


Volar hasta que duela el corazón,
partir sin dinero,
con los calcetines de ella,
gris, lleno de lágrimas
y de invierno.

Aporrearse de vida.
Aunque pierda
los ojos y la dulzura
en ese afán.

Aunque me rompa,
me quiebre,
me trastorne,
me hunda en este solsticio
oscuro,
mientras ella
me llama flor,
me abraza,
quema mis espinas,
me dibuja en su alma,
inventa primaveras.


Para el Principito, la flor que llegó misteriosamente a su asteroide en forma de semilla era coqueta, egocéntrica, vanidosa y manipuladora, resultando difícil de tratar por sus espinas y sus pequeñas mentiras.

Sin embargo, parece que para el niño de la bufanda de oro, no hay otra manera de vivir, sino que en compañía de esa, su flor.

“Conozco un planeta donde vive un señor muy colorado, que nunca ha olido una flor, ni ha mirado una estrella y que jamás ha querido a nadie. En toda su vida no ha hecho más que sumas. Y todo el día se lo pasa repitiendo como tú: "¡Yo soy un hombre serio, yo soy un hombre serio!"… Al parecer esto le llena de orgullo. Pero eso no es un hombre, ¡es un hongo!

—¿Un qué?

—Un hongo.

El principito estaba pálido de cólera.

—Hace millones de años que las flores tienen espinas y hace también millones de años que los corderos, a pesar de las espinas, se comen las flores. ¿Es que no es cosa seria averiguar por qué las flores pierden el tiempo fabricando unas espinas que no les sirven para nada? ¿Es que no es importante la guerra de los corderos y las flores? ¿No es esto más serio e importante que las sumas de un señor gordo y colorado? Y si yo sé de una flor única en el mundo y que no existe en ninguna parte más que en mi planeta; si yo sé que un buen día un corderillo puede aniquilarla sin darse cuenta de ello, ¿es que esto no es importante?


No pudo decir más y estalló bruscamente en sollozos.

La noche había caído. Yo había soltado las herramientas y ya no importaban nada el martillo, el perno, la sed y la muerte. ¡Había en una estrella, en un planeta, el mío, la Tierra, un principito a quien consolar! Lo tomé en mis brazos y lo mecí diciéndole: "la flor que tú quieres no corre peligro… te dibujaré un bozal para tu cordero y una armadura para la flor…te…". No sabía qué decirle, cómo consolarle y hacer que tuviera nuevamente confianza en mí; me sentía torpe. ¡Es tan misterioso el país de las lágrimas!

***************************************************************

"¡No supe comprender nada entonces! Debí juzgarla por sus actos y no por sus palabras. ¡La flor perfumaba e iluminaba mi vida y jamás debí huir de allí! ¡No supe adivinar la ternura que ocultaban sus pobres astucias! ¡Son tan contradictorias las flores! Pero yo era demasiado joven para saber amarla".


***************************************************************

—¡Oh! Mi tierra —dijo el principito— no es interesante, todo es muy pequeño. Tengo tres
volcanes, dos en actividad y uno extinguido; pero nunca se sabe...
—No, nunca se sabe —dijo el geógrafo.
—Tengo también una flor.
—De las flores no tomamos nota.
—¿Por qué? ¡Son lo más bonito!
—Porque las flores son efímeras.
—¿Qué significa "efímera"?
—Las geografías —dijo el geógrafo— son los libros más preciados e interesantes; nunca pasan de moda. Es muy raro que una montaña cambie de sitio o que un océano quede sin agua. Los geógrafos escribimos sobre cosas eternas.
—Pero los volcanes extinguidos pueden despertarse —interrumpió el principito—. ¿Qué significa "efímera"?
—Que los volcanes estén o no en actividad es igual para nosotros. Lo interesante es la montaña que nunca cambia.
—Pero, ¿qué significa "efímera"? —repitió el principito que en su vida había renunciado a una pregunta una vez formulada.
—Significa que está amenazado de próxima desaparición.
—¿Mi flor está amenazada de desaparecer próximamente?
—Indudablemente.
"Mi flor es efímera —se dijo el principito— y no tiene más que cuatro espinas para defenderse contra el mundo. ¡Y la he dejado allá sola en mi casa!". Por primera vez se arrepintió de haber dejado su planeta, pero bien pronto recobró su valor.
—¿Qué me aconseja usted que visite ahora? —preguntó.
—La Tierra —le contestó el geógrafo—. Tiene muy buena reputación...
Y el principito partió pensando en su flor.

***************************************************************


El principito se fue a ver las rosas a las que dijo:
—No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Nadie las ha domesticado ni ustedes han domesticado a nadie. Son como el zorro era antes, que en nada se diferenciaba de otros cien mil zorros.
Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.
Las rosas se sentían molestas oyendo al principito, que continuó diciéndoles:
—Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mí rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más
importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque
yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído
quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.
Y volvió con el zorro.
—Adiós —le dijo.
—Adiós —dijo el zorro—. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.
—Lo esencial es invisible para los ojos —repitió el principito para acordarse.
—Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
—Es el tiempo que yo he perdido con ella... —repitió el principito para recordarlo.
—Los hombres han olvidado esta verdad —dijo el zorro—, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa...
—Yo soy responsable de mi rosa... —repitió el principito a fin de recordarlo.


Dedicado a la hija de Ana María, la mujer que me llama Flor.

52 comentarios:

Pao dijo...

amigo
a pesar de todo lo bello, sencillo y profundo que dice el principito, su entrada me ha dejado una sensación de pena, dolor y mucha melancolía...
Espero verlo pronto
muchos besos

Pamela dijo...

ah, qué gran nostalgia!

FelipeFenix dijo...

Lindo libro del principito te deja mucho

perfecta desconocida dijo...

Que gran libro...es uno de mis preferidos!!!

Cariños

esteban lob dijo...

Veo que reaparece la hija de Ana María. Todo un misterio para los demás. Todo un ensueño para ti, se nota.

Darilea dijo...

El sabio principito halló la flor en su propio jardín..
Besitos Gonzalo

kangie dijo...

le dejo un saludo, esperando su pronta recuperación

Evan dijo...

No se ve bien si no es con el corazón, lo escencial es invisible a los ojos...

Como me llegó este post!

Gracias por llegar a mi alma...

Un beso!

°°JanEKew°° dijo...

a mí siempre el Principito me da más pena, su esperanza es mi pena, la mayor pena

respetco a Klimt... me excita su forma de sentir...

M

Alfonsina dijo...

wowwwww!!!

Entre El Principito y Klimnt quedé con el corazón lleno.

Voy a volver a leer El Principito, hay que hacerlo cada vez que el alma queda suspendida.

Un beso, gracias por recordármelo.

Alfonsina (...Cicuta O Maleza?...)

florecita dijo...

La nostalgia es una de las caras de la hermosura... del amor...

sole vargas dijo...

Gonzalillo, hace días que NO dejaba registro alguno, te estaba leyendo en diagonal, entre cerros de pruebas y trabajos. ¡Y qué mejor que un trozo del Principito y su rosa... ¿Y a ti, quién te ha domesticado? Ah????
Saludinesss desde c/Huamaxuco 444, al ladito de la estufa

Manuela dijo...

Precioso recordatorio, Gonzalo. Leí "El principito" cuando era niña pero es un libro que me ha acompañado a través de mis lecturas adultas. Tal vez sea que nos recuerda que nunca hemos de olvidar la mirada de cuando somos niños. Tal vez Platón tenga algo de razón con su teoría de la reminiscencia y se aprenda recordando.
La rosa es un personaje que me gusta por su independencia, no responde a los personajes-tipo.
Un abrazo, Gonzalo.

PAZ TRAVERSO dijo...

Tu eres como un principito , asi vivimos tan intesamente el complejo mundo de las emociones .
Un beso
Paz

Mentacalida dijo...

"Lo esencial es invisible a los ojos" que gran verdad,solo si miras con la mirada de un niño se puede encontrar.

Besos Gonzalo.

Menta

Tesa dijo...

Hola, Gonzalo. Me encanta El Principito, siempre está a mi lado junto a Poeta en Nueva York de García Lorca y los conciertos para piano y orquesta 20 y 21 de Mozart, son mis amuletos para conjurar la tristeza, y cuando escribo desde mi rinconcito, a mi izquierda, tengo un reproducción de Klimt, “La madre y el hijo”, que mi chico ya a punto de cumplir 29 años me regalo para el día de la madre.

Así que hoy me voy de aquí con doble sonrisa y admirando la sensualidad tierna de tus versos.
Besos.

FuriosaCanifru dijo...

El Principito me recuerda mucho a mi padre... me trae mucha nostalgia de tiempos mejores.

Heredero de los Sueños dijo...

Caballero... "florido", por tanto y más, Valiente y Gentil Hombre.

Os parecerá raro; pero no lo es, al menos no tanto en mis enloquecidas andanzas sin ceso -ni seso- ni freno; quiero responderos a una vieja pregunta de su mercé:

"gonzalo dijo...
qué haces con el amanecer, cuando estás colmado de tristeza?"...

Respuestas:

1.- Espero la noche; para conjugarme en su nostalgia.

2.- O me duermo en el albor... para sentir que -quizás-renazca al día siguiente...

3.- Finalmente, en aquel amancer, quizás corte una flor... y me la regale; para disipar un poco la tristeza.

Hasta pronto Señor.

Afectos.

Isabel Romana dijo...

Preciosa dedicatoria a la hija de Flor. Eres, sencillamente,genial. Besos, querido gonzalo.

calma dijo...

Y quién no ha disfrutado con ese cuento...Es de los primeros que día a leer a mi hija. La hija de Flor habrá disfrutado.
Un beso Gonzalo

Cromatica dijo...

Tu poema no pudo estar mejor, asi acompañado por Klimt, es una delicia visual leerte.

El principito es un libro que hay que darselo a los niños para compartirlo y calara en sus vidas.

un abrazo

Cromatica dijo...

Tu poema no pudo estar mejor, asi acompañado por Klimt, es una delicia visual leerte.

El principito es un libro que hay que darselo a los niños para compartirlo y calara en sus vidas.

un abrazo

Cal y Arena dijo...

Leí el Principito en el colegio, cuando era re chica...y la verdad es que no me acuerdo mucho de que se trataba :(
Estas vacaciones de invierno lo leeré...tengo recuerdos de la rosa y de un volcan.

...Cariños y nos vemos!!

Araceli Casanova dijo...

El principito ha sido un compañero en mi vida y formado parte de mil hitos,gracias por recordarlo. Que bello y melancolico post.Saludos de la aldea.Ari

BohemiaMar dijo...

Yo tuve la suerte de poderlo leer via online, porque por acá no lo encontré.
Es un precioso libro.
Te dejo un fuerte abrazo.

Roxi dijo...

que lindo recordar las palabras del Principito, pues a veces se nos olvida que lo esencial es invisible a los ojos.
Oye lindo pero un poquitín triste, no sé así lo percibo hoy, además con ese gris lleno de frío de invierno, no sé suena como a una partida. Quizás es mi cabeza y mis proyecciones
Un abrazote!

Ondina dijo...

Qué bonito ! Ese pasaje del Principito es de mis favoritos,tengo dos libros del Principito,uno en versión pulcra,y otro,lleno de marcas en mis párrafos favoritos,y de anotaciones mías a lápiz en los márgenes,está infame,cada vez que lo releo,según van pasando episodios de mi vida,encuentro algo más que me dice,y que me hace desear escribir otra notita al margen.Para un lector que sepa sentir,supongo que al final de mi vida podría saber mucho de ella sólo leyendo mis anotaciones en ese libro

Las telepatéticas dijo...

Demasiada melancolía para partir sin nada.

hiskka dijo...

...hace dias habr�a llorado pero hoy es difernete y la presencia del Principito y la tuya ayudan a que sea asi.
Un fuerte abrazo.

Marce dijo...

así vas creando vínculos en este planeta,como el Principito...

campesina dijo...

Gonzalo, tu mención al Principito y a la hija de Ana María, me recordó este texto, también de Saint Exupéry: Carta a un Rehén (aquí va sólo un fragmento)

"Yo que, como todos, experimento la necesidad de ser reconocido, me siento puro en ti y voy hacia ti. Tengo necesidad de ir allí donde soy puro. Te estoy agradecido porque me recibes tal como soy. ¿Qué he de hacer con un amigo que me juzga?
Amigo mío, tengo necesidad de ti como de una cumbre donde se puede respirar. Tengo necesidad de acodarme junto a ti sobre la mesa de una pequeña hostería y brindar en la paz de una sonrisa semejante al día.
Si todavía combato, combatiré un poco por ti...."

Loredana dijo...

usted desarma mis tardes, amigo mío.

Saletomu dijo...

Cuanta nostalgia, he regresado a aquel tiempo, a la niña algo olvidada.
Hermoso recuerdo.

MentesSueltas dijo...

Mil gracias por compartir algo tan hermoso y que debemos releer cada tanto... Muy bello.

Te abrazo

MentesSueltas

Ontokita dijo...

las flores serán eternas...no sabrán nunca de muertes

Alexandra dijo...

Había una vez un Princesa que soñaba despierta... Entonces una mantis la observó traviesa y le enseñó un Laberinto en el cual habitaba un maravilloso Fauno, ella sonrió porque a su vez en sus laberintos de piedra habitaba un ángel que había cedido sus alas y armadura...
Aida al ver que la vida obra por milagros le escribió estos versos pero antes le enseñó este secreto ¡No sólo lo visible es lógico!...

Te hallé de repente en mi pecho como si Dios sintiera en mi boca la fatiga, tus alas me abrazaron entonces y las letras empezaron a volar como aeroplanos, veía como crecías muy pausadamente y pensé que es benevolente la tierra que me ha hecho parir un ángel... El verso es como una llave que abre ciertas puertas ...Y es de esperar que tus alas te protejan del sol cuando el Principito extraviado en el desierto quiera jugar contigo...

Nunca supe exactamente porqué dejó de hablar de Dostoievski y del Quijote,
ni porqué la luna dejó de brillar...

Lady Zurikat dijo...

Debo hacer leido cuatro veces al menos el libro de Exupery y hasta el dia de hoy no le encuentro nada de extraordinario. solo un niño encaprichado con una flor y una oveja que yo mandaria a jugar al patio para que no moleste...
Reconozco que sus servicios a su patria fueron muy valientes, pero de no haberselo tragado el Sahara, no se si el libro hubiera trascendido tanto.

porteña dijo...

Querido Gonzalo: Pasé a dejarte un beso, estoy en mi ronda de saludo a las amistades...terminé mi letargo otoñal.

Un beso

Bettina Perroni dijo...

Le juro que leo y se dibuja inmediatamente una sonrisa... el pequeño príncipe, el amor por algo tan frágil... un libro que tiene muchas enseñanzas... como apreciar una flor.

Alguna vez igual en mi post hablé del principito... y seguiré mencionándolo cada vez que pueda.

Benditos libros! y bella dedicatoria

Carla dijo...

Genial!!!...que grande el Principito....simplemente hermoso.

saludos y un abrazo.

Patricio Schmidt dijo...

gonzalo
primero perdoname por haber aterrizado tan tarde en este magnifico espacio, te habia divisado hace tiempo en comentarios de blogs amigos y recien he caido por aca...
mis felicitaciones a todo, todo tu blog...
precioso, inteligente, sensible
volveré con la sed necesaria.

Tanhäuser dijo...

Conmovedor fragmento, amigo. A mí, El Principito seiempre me deja un sabor con regusto a melancolía.
Un abrazo

Clarice Baricco dijo...

Una combinaciòn con sabor a verano.

Abrazos

Barry dijo...

Gonzalo... el Principito la lleva, recuerda a los adultos que los niños tienen algo que decir, y me llama a descubrir el niño puro que debería llevar dentro, aunque en mi caso estoy medio jodido con eso jejejeje.
Ahhh y lo otro: ya no soy mas Caronte, el murió y creo estar en una parada nueva, diferente, luego de enterrar a fantasmas del pasado. Vuelvo a ser el mismo de antes, con el mismo nombre con que me conocieron, asi que no se extrañe si le escribo con este nombre que poco quizas diga, pero que tiene algo de significado para mi.
Saludos y nos vemos la próxima semana por esa bella región.

alma dijo...

El principito tambien sabe hacernos inventar primaveras

negra dijo...

Lo siento mucho Gonzalo... Compartimos una pena de recuerdos y el corazón cargado de emociones. La tuya y la mía casi se escaparon juntas. madres maternas. Pero estoy segura que están por aquí. Las ves?

Un abrazo, pa llenar un poco el vacío.

Ana R dijo...

Una de esas historias que fueron referente literario y que permaneceán como leyenda...

Saludos

Panchy dijo...

Muy buen libro, de esos que lees no solo una vez.

Buena dedicaciòn felicicidades.

Buen fin de semana

Besotes

Ana dijo...

Hay libros que uno lee, y lee y lee y lee. Porque viene, cada vez, con voces nuevas. Para mi este es uno. Hoy en tu voz.
Un abrazo, Vecino.
Pimpollo.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Me encanto llegar a este blog y encontrarme con el Principito... y es increible que haya conmovido e influenciado a tanta gente con diferentes pasados y destinos ...
Gracias,
Lena

indianala dijo...

La primer declaración de amor nunca se olvida: el me llamo "mi rosa" bajo la luna.

Ella también sabe porque te llama flor!!

Te abrazo fuerte.

indianala

Silvia dijo...

Uno de mis libros preferidos y además acompañado de un cuadro de mi pintor favorito, Klimt. Gracias
Un abrazo

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!