25 de junio de 2007

ella me llama flor

Salomé según Klimt


Volar hasta que duela el corazón,
partir sin dinero,
con los calcetines de ella,
gris, lleno de lágrimas
y de invierno.

Aporrearse de vida.
Aunque pierda
los ojos y la dulzura
en ese afán.

Aunque me rompa,
me quiebre,
me trastorne,
me hunda en este solsticio
oscuro,
mientras ella
me llama flor,
me abraza,
quema mis espinas,
me dibuja en su alma,
inventa primaveras.


Para el Principito, la flor que llegó misteriosamente a su asteroide en forma de semilla era coqueta, egocéntrica, vanidosa y manipuladora, resultando difícil de tratar por sus espinas y sus pequeñas mentiras.

Sin embargo, parece que para el niño de la bufanda de oro, no hay otra manera de vivir, sino que en compañía de esa, su flor.

“Conozco un planeta donde vive un señor muy colorado, que nunca ha olido una flor, ni ha mirado una estrella y que jamás ha querido a nadie. En toda su vida no ha hecho más que sumas. Y todo el día se lo pasa repitiendo como tú: "¡Yo soy un hombre serio, yo soy un hombre serio!"… Al parecer esto le llena de orgullo. Pero eso no es un hombre, ¡es un hongo!

—¿Un qué?

—Un hongo.

El principito estaba pálido de cólera.

—Hace millones de años que las flores tienen espinas y hace también millones de años que los corderos, a pesar de las espinas, se comen las flores. ¿Es que no es cosa seria averiguar por qué las flores pierden el tiempo fabricando unas espinas que no les sirven para nada? ¿Es que no es importante la guerra de los corderos y las flores? ¿No es esto más serio e importante que las sumas de un señor gordo y colorado? Y si yo sé de una flor única en el mundo y que no existe en ninguna parte más que en mi planeta; si yo sé que un buen día un corderillo puede aniquilarla sin darse cuenta de ello, ¿es que esto no es importante?


No pudo decir más y estalló bruscamente en sollozos.

La noche había caído. Yo había soltado las herramientas y ya no importaban nada el martillo, el perno, la sed y la muerte. ¡Había en una estrella, en un planeta, el mío, la Tierra, un principito a quien consolar! Lo tomé en mis brazos y lo mecí diciéndole: "la flor que tú quieres no corre peligro… te dibujaré un bozal para tu cordero y una armadura para la flor…te…". No sabía qué decirle, cómo consolarle y hacer que tuviera nuevamente confianza en mí; me sentía torpe. ¡Es tan misterioso el país de las lágrimas!

***************************************************************

"¡No supe comprender nada entonces! Debí juzgarla por sus actos y no por sus palabras. ¡La flor perfumaba e iluminaba mi vida y jamás debí huir de allí! ¡No supe adivinar la ternura que ocultaban sus pobres astucias! ¡Son tan contradictorias las flores! Pero yo era demasiado joven para saber amarla".


***************************************************************

—¡Oh! Mi tierra —dijo el principito— no es interesante, todo es muy pequeño. Tengo tres
volcanes, dos en actividad y uno extinguido; pero nunca se sabe...
—No, nunca se sabe —dijo el geógrafo.
—Tengo también una flor.
—De las flores no tomamos nota.
—¿Por qué? ¡Son lo más bonito!
—Porque las flores son efímeras.
—¿Qué significa "efímera"?
—Las geografías —dijo el geógrafo— son los libros más preciados e interesantes; nunca pasan de moda. Es muy raro que una montaña cambie de sitio o que un océano quede sin agua. Los geógrafos escribimos sobre cosas eternas.
—Pero los volcanes extinguidos pueden despertarse —interrumpió el principito—. ¿Qué significa "efímera"?
—Que los volcanes estén o no en actividad es igual para nosotros. Lo interesante es la montaña que nunca cambia.
—Pero, ¿qué significa "efímera"? —repitió el principito que en su vida había renunciado a una pregunta una vez formulada.
—Significa que está amenazado de próxima desaparición.
—¿Mi flor está amenazada de desaparecer próximamente?
—Indudablemente.
"Mi flor es efímera —se dijo el principito— y no tiene más que cuatro espinas para defenderse contra el mundo. ¡Y la he dejado allá sola en mi casa!". Por primera vez se arrepintió de haber dejado su planeta, pero bien pronto recobró su valor.
—¿Qué me aconseja usted que visite ahora? —preguntó.
—La Tierra —le contestó el geógrafo—. Tiene muy buena reputación...
Y el principito partió pensando en su flor.

***************************************************************


El principito se fue a ver las rosas a las que dijo:
—No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Nadie las ha domesticado ni ustedes han domesticado a nadie. Son como el zorro era antes, que en nada se diferenciaba de otros cien mil zorros.
Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.
Las rosas se sentían molestas oyendo al principito, que continuó diciéndoles:
—Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mí rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más
importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque
yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído
quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.
Y volvió con el zorro.
—Adiós —le dijo.
—Adiós —dijo el zorro—. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.
—Lo esencial es invisible para los ojos —repitió el principito para acordarse.
—Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
—Es el tiempo que yo he perdido con ella... —repitió el principito para recordarlo.
—Los hombres han olvidado esta verdad —dijo el zorro—, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa...
—Yo soy responsable de mi rosa... —repitió el principito a fin de recordarlo.


Dedicado a la hija de Ana María, la mujer que me llama Flor.

19 de junio de 2007

Pamela




Amiga, de qué ciudad viene tu alegría?
Es cierto que huyes?
Te lastiman mis ojos cuando te pienso?

Es otoño en nuestra ciudad
y un oleaje tranquilo me pide tu nombre.
Pamela.... respondo, desde mi pequeño bote azul.
Pamela... repite el océano y los montes nevados
que cada mañana juegan a detener el sol.

Es otoño y el fuego sigue encendiendo la cabellera de tu hija,
los postergados continúan en su presidio de sombras
y a lo lejos:la intensa dulzura de tu alma
aquella pureza que intuyo,
se levanta,
me abraza,
nos hace hermanos
en la misma danza.


La musa de este poema, Pamela Palma, partió desde Punta Arenas para hacerse una con nuestra historia.

Como muchos otros latinoamericanos, tuvo que empacar la Patria en una maleta y buscar su propia vida en otra tierra.

Ahora vive en Montevideo. Allí combina los estudios de historia, la traducción, la escritura y la cocina.

Es la madre de Paloma Suzarte.

14 de junio de 2007

Venezuela, su crisis, sus blogs




Me incomoda hablar de Venezuela, porque es un país que jamás he visitado, no estoy inserto profundamente en su historia, su gente, sus costumbres.

Me incomóda hablar de lo que allí sucede, porque es un Estado que cuenta con un régimen constitucional y tengo por firme principio, el respeto a las autoridades generadas democráticamente dentro de un Estado de Derecho. Ello, porque crecí en Dictadura y conozco el rostro pestilente del fascismo.

Me incomoda, porque no deseo que mis palabras contribuyan en modo alguno a quebrar la institucionalidad o a generar un clima de violencia.

Me incomoda, porque los empresarios y los gobernantes de derecha han hecho causa común en contra del Presidente Venezolano, y no son ellos, santos de mi devoción.

Me incomoda, porque gran parte de los progresistas del continente admiran o tienen puestas sus esperanzas en el liderazgo de Chávez, y son ellos, a quines suelo llamar amigos y compañeros de ruta.

Me incomoda, porque tengo la impresión de que en forma previa a las reformas chavistas, existía en Venezuela una gran masa de desposeídos que padecían el hambre y la exclusión.

Sin embrago, por lo que he visto en los blogs venezolanos, en su generalidad opuestos al oficialismo, he podido constatar que en aquel país el descontento es grande y existe una extendida sensación de arbitrariedad e injusticia.




Claro. Habrá que apuntar que se trata de gente con recursos, con computador, con tiempo de ocio, con actividades y viajes que contar y lucir.

Concedo ello. Pero también debo decir que no se trata de nuestros típicos derechistas locales: pinochetistas, fundamentalistas, ultra nacionalistas, anticomunistas.

Por el contrario, se trata de gente con amor por la poesía, por la naturaleza, por la humanidad.

A causa de esa gente, puedo decir que me incomoda la situación actual en Venezuela, me duele que se restrinjan las libertades, se cierren estaciones de televisión, se transite poco a poco hacia un caudillismo personalista.

Ontokita, la mujer que siempre lleva los pies un poco más arriba de la tierra, enterada de nuestra inquietud por Venezuela, me ha dicho que para ella es una gran contradicción y una gran paradoja lo que ha pasado durante los últimos ocho años en su país.

"Fue honesto el intento de cambio, casi todos votamos por él. Es cierto que los cuarenta años anteriores estuvieron llenos de corrupción y desigualdad, pero también es cierto que Chávez no ha hecho cosas mejores, ha despilfarrado las riquezas del país, lo pobres sieguen siendo pobres con menos educación y sólo paños calientes para aguantar".

"Chávez tiene buenas ideas pero es déspota e ignoranteante. Se le fue el poder a la cabeza...lo que nunca le perdonaré es que haya dividido a mi país en dos colores, en ricos que pocos hay y pobres que van en aumento; que su discurso sea la violencia y el irrespeto y que todo parezca una bomba de tiempo en el que el único perdedor será el pueblo".

Bueno, los invito a un paseo por los blogs Venezolanos que habitualmente se enlazan a este "Crecer sin Dios".



Ontokita
, una artista espectacular.

Nika, una poeta elegante, emotiva y azul.

Alida, guapa, talentosa, dulce.

Verdades que Asoman. Un lugar lleno de poesía.

Petit Morte, el espacio erótico de Post Scripta.

Ariadne, enloiquecida por el beisbol.




El Reporte de Amnistía Internacional sobre la situación actual de los Derechos Humanos en Venezuela.

Informe de Amnistía sobre el resto de los países americanos.

Las fotos provienen de este sitio: Movimiento Juvenil

9 de junio de 2007

Fuenteovejuna

Foto de Mauricio Palma para "El Mercurio"


La noche del jueves vimos “Fuenteovejuna” en la magnífica puesta en escena que se presenta en Matucana 100, bajo la dirección de Andrés Céspedes y con una emotiva Paty López como Laureana.

Me encantó la música, la danza, el anhelo de justicia, la unión del pueblo para derrotar al tirano.

Sin embargo, lo que me conmovió hasta el alma, es la forma en que se ahonda en la relación padre- hija.

La manera en que se expresa el deber paterno de proteger a la hija, de defenderla, más que a la vida y a la dignidad propia.

Con mucha razón mis amigas me dirán que lo que hay allí es un grito de independencia femenina. ¡Ya que ustedes son ovejas, dennos a nosotras las armas!

Es cierto, pero en esto días lo que me emociona es el lazo del padre con su hija.

Les dejo aquí aquel fragmento tan vibrante en que Laureana, luego de ser violada, se introduce a la Asamblea de los Hombres de Fuenteovejuna, para enrostrarles su cobardía.




ESTEBAN: ¡Hija mía!
LAURENCIA: No me nombres
tu hija.
ESTEBAN: ¿Por qué, mis ojos?
¿Por qué?
LAURENCIA: Por muchas razones,
y sean las principales:
porque dejas que me roben
tiranos sin que me vengues,
traidores sin que me cobres.
Aún no era yo de Frondoso,
para que digas que tome,
como marido, venganza;
que aquí por tu cuenta corre;
que en tanto que de las bodas
no haya llegado la noche,
del padre, y no del marido,
la obligación presupone;
que en tanto que no me entregan
una joya, aunque la compren,
no ha de correr por mi cuenta
las guardas ni los ladrones.
Llevóme de vuestros ojos
a su casa Fernán Gómez;
la oveja al lobo dejáis
como cobardes pastores.
¿Qué dagas no vi en mi pecho?
¿Qué desatinos enormes,
qué palabras, qué amenazas,
y qué delitos atroces,
por rendir mi castidad
a sus apetitos torpes?
Mis cabellos ¿no lo dicen?
¿No se ven aquí los golpes
de la sangre y las señales?
¿Vosotros sois hombres nobles?
¿Vosotros padres y deudos?
¿Vosotros, que no se os rompen
las entrañas de dolor,
de verme en tantos dolores?
Ovejas sois, bien lo dice
de Fuenteovejuna el hombre.
Dadme unas armas a mí
pues sois piedras, pues sois tigres...
--Tigres no, porque feroces
siguen quien roba sus hijos,
matando los cazadores
antes que entren por el mar
y pos sus ondas se arrojen.
Liebres cobardes nacistes;
bárbaros sois, no españoles.
Gallinas, ¡vuestras mujeres
sufrís que otros hombres gocen!
Poneos ruecas en la cinta.
¿Para qué os ceñís estoques?
¡Vive Dios, que he de trazar
que solas mujeres cobren
la honra de estos tiranos,
la sangre de estos traidores,
y que os han de tirar piedras,
hilanderas, maricones,
amujerados, cobardes,
y que mañana os adornen
nuestras tocas y basquiñas,
solimanes y colores!
A Frondoso quiere ya,
sin sentencia, sin pregones,
colgar el comendador
del almena de una torre;
de todos hará lo mismo;
y yo me huelgo, medio-hombres,
por que quede sin mujeres
esta villa honrada, y torne
aquel siglo de amazonas,
eterno espanto del orbe.

ESTEBAN: Yo, hija, no soy de aquellos
que permiten que los nombres
con esos títulos viles.
Iré solo, si se pone
todo el mundo contra mí.














El comentario de Marco Antonio de la Parra en "La Nación".

4 de junio de 2007

Supernumeraria del Sexo

Egon Schiele, Mujer Frente al Espejo




Supernumeraria del Sexo



Van mis manos y mi boca a buscar tu cuerpo.

Tu piel me recibe con un temblor de dulzura,

de playa, de océano, de oleaje.

Te aferras a mí con todas las ganas del alma.

El deseo vuelve húmedas tus piernas,

benditas de tanta ambición,

de tanto placer y ganancia.


Me recibes como la tierra a su tormenta.

Me miras con ojos gigantes.

Golosa. Buscas que tu cuerpo se extienda.

Jadeas. Exiges más.

Te muerdes los labios.

Ronroneas.

Sigues adelante como una combatiente del placer.

Supernumeraria del sexo.

Dueña de estallidos múltiples,

de hectáreas y octosílabos de gozo.

Infinita en lo efímero.

Fecunda.

Dueña de la Esperanza.




Como ustedes saben, en estas semanas he quedado totalmente asombrado por la facultad femenína de obtener orgasmos múltiples y secuenciales.

"Supernumeraria del Sexo" es la expresión que empleo en lo cotidiano.

Luego, me tocó examinar brevemente el ideario del Opus Dei y me impactó su exaltación del dolor como forma de acercarse a Dios.

Aquí les dejo ese pequeño ensayo.

Foto de Pamela Albarracín







El Opus Dei y el Martirio

Introducción

El Opus Deis es una Prelatura Personal de la Iglesia Católica.

Fue creada en plena época de auge del fascismo. Es semi secreta en el sentido de que sus integrantes no están obligados a revelar su pertenencia.

Guarda ciertas relaciones con la Compañía de Jesús – la figura del Director Espiritual- y con la Francmasonería, en lo que concierne a los aspectos secretos, la organización en círculos concéntricos y hasta cierto punto, en el afán de influir en el mundo.

A diferencia de la antigua orden de constructores, el Opus Dei posee una dirección mundial centralizada.

Una idea base de esta institución, es que los cristianos laicos deben buscar la santidad desde su posición en el mundo, como empresarios, trabajadores, padres, hijos, políticos, etc.

En lo social, se caracterizan por defender la estructura social del mundo. Se acepta la posición que nos entregó Dios y se sirve desde allí.

Monseñor Escrivá enseña: ¡Qué afán hay en el mundo por salirse de su sitio! —¿Qué pasaría si cada hueso, cada músculo del cuerpo humano quisiera ocupar puesto distinto del que le pertenece?
No es otra la razón del malestar del mundo. —Persevera en tu lugar, hijo mío: desde ahí ¡cuánto podrás trabajar por el reinado efectivo de Nuestro Señor! (Camino, 832)


Por lo mismo, son los poderosos, los aristócratas, los oligarcas, quienes suelen aproximarse a sus filas. El propio fundador del Opus tenía pretensiones nobiliarias.

El Opus Dei está inspirado a su vez en una cosmovisión Patriarcal del mundo, que por lo demás no es excepcional en las corrientes religiosas tradicionales.


El martirio

Uno de los aspectos más llamativos del Opus Dei es que promueve en pleno siglo XXI, la aplicación moderada de la autoflagelación, mediante un silicio que clavan en sus piernas, los latigazos, el ayuno, etc.

Se trata de un dolor que se obsequia a Dios para agradarlo. Un sacrificio como el de Abraham con su hijo, como el de la pasión de Jesús, como el de miles de los peregrinos que se arrastran o caminan de rodillas para agradar a la Virgen.

El Santo de la Obra escribe:

Camino 899. Cuánto te cuesta esa pequeña mortificación! -Luchas. -Parece como si te dijeran: ¿por qué has de ser tan fiel al plan de vida, al reloj? -Mira: ¿has visto con qué facilidad se engaña a los chiquitines? -No quieren tomar la medicina amarga, pero... anda! -les dicen-, esta cucharadita, por papá; esta otra por tu abuelita... Y así, hasta que han ingerido toda la dosis. Lo mismo tú: un cuarto de hora más de cilicio por las ánimas del purgatorio; cinco minutos más por tus padres; otros cinco por tus hermanos de apostolado... Hasta que cumplas el tiempo que te señala tu horario. Hecha de este modo tu mortificación, cuánto vale!


Camino 181. Mortificación interior. -No creo en tu mortificación interior si veo que desprecias, que no practicas, la mortificación de los sentidos.

Si partimos desde el libre examen, desde una visión ajena a los dogmas, llama de inmediato a la sospecha un Dios al que le agrada el dolor, la sumisión, la ofrenda de la propia sangre.

Sin embargo, desde una perspectiva formativa y desde el punto de vista de la construcción de una fe ciega, resulta conveniente exigir sacrificios. Se va formando un pacto, una relación directa y personal entre la divinidad y la persona que ofrenda su dolor.

Desde otro ángulo. La persona que aprende a aplicar su dolor a un fin superior, sagrado, divino, se forja a sí misma un carácter fuerte, capaz de resistir los más graves contratiempos o sufrimientos.

En efecto, al santificar su dolor, el creyente se ve a sí mismo con la fortuna de poder entregar su sufrimiento a Dios, aportando de esta manera al plan divino.

En este sentido, no es casualidad que el psiquiatra Enrique Rojas, cercano al Opus Dei, escribiera el best seller “El hombre Light”, fustigando a las nuevas generaciones alejadas de lo espiritual que buscan el placer y evaden el dolor.

Es bueno entrenarse en el dolor?



Aquí está el texto completo de Camino.

El Reportaje de la BBC sobre el Opus Dei.

Este el blog de Pamela Albarracín.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!