23 de enero de 2011

Casa en Esperanza













La casa  tiene gárgolas invisibles,
un centenario olivo que reúne
espíritus en su sagrada madera,
humedad recitando en la quebrada,
gato negro encerrado en un  cuadro,
miles de de lápices silenciosos,
trapecio llamando a la ternura,
bendito rojo en las sandías,
aroma perfecto del café,
pan con semillas amarillas y verdes.

Las hierbas del bosque
duermen  bajo la luz del verano,
hay distintos colores en las puertas,
poemas descansando en el adobe,
botes arriba de lo ojos,
una mesa repleta de sonrisas,
niñas correteando en los pasillos.

¿Les conté del sol que habla en los cristales?
la cercana  presencia  de las olas,
los peces subiendo las escalas,
el pequeño reino de tomates,
las estrellas con su puerta en el techo,
la buena gente,
demasiado,
demasiado humana.





En la imagen y en el poema, las casa de Maribel y Juan en el Cerro Esperanza de Valparaíso.
Ayer estuvimos con Myriam e Isidora, tomando desayuno en aquel refugio de la alegría.

3 comentarios:

Maria dijo...

'reino de tomates' me muero, que gran poesia, y confieso que sin las imagenes quedaba demasiado librado a la imaginacion de uno que al desconocer la casa, Esperanza e incluso Chile -en mi caso- no hubiera sabido bien qué imaginar! Las fotos espectaculares, se respira calidez y luminosidad en cada rincon. Un gran trabajo el que nos compartes esta mañana de domingo. Un abrazo.

Pame Recetas dijo...

La mano de Maribel y Juan han hecho posible esos y otros milagros, tengo desayunos en esa casa grabados en el corazón.

Paulina dijo...

Y las fotografias lo trasmiten plenamente , por cierto la imagen del gatito es de una ternura y alegria lo hizo ella? me encanto :)

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!