19 de enero de 2012

Añoranza



No Luz, sino un silencio
tan extenso como las piernas de la muerte
aunque el sol divida su alegría
y el viento contenga nuestra pena
como un eco bendito de tu boca.


Extrañamente, este texto conversa con la poeta  nofrteamericana Sylvia Plath en:




No Dios, sino un esvástica

tan negra, que por ella no hay cielo que se abra paso.

Cada mujer adora a un fascista,

con la bota en la cara; el bruto,

el bruto corazón de un bruto como tú.





La imagen proviene de   http://www.pensadasandanzas.blogspot.com/

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!