9 de abril de 2012

Moisés Hilzerman




Ha muerto un poeta.
Segundo a segundo lo ha vencido el silencio.
Ya no regala su risa en las calles.
Ya no  sostiene el tiempo con el poder de su mirada.

Y sin embargo,
ha quedado libre en la luz de su cine
la permanente llegada del Winnipeg
los secretos de Rembrandt
los aromas del café conversado
el oro escondido bajo cada palabra.

Ha partido sin prisa
para dejarnos su alegría.


La fotografía de don  Mischa  y don Pato, proviene de este sitio.


No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!