18 de abril de 2012

Stefany

Casa de nuestros dulces inmigrantes, ahora iluminada por Guillermo Núñez

Huir de Joseph Stalin hacia Recreo.
Llevar nocturnos hacia Guillermo Núñez.
Criar entre música y hornos.
Jamás regresar a Polonia.
Jamás olvidar
el perfecto sabor del éclair.

Persistir en el kuchen de frutas.
Caras llenas de manjar.
Rectitud de calle Independencia.
Herencia Bialoskorsky y Weglinski.
Notable dulzor de esta luz.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!