9 de octubre de 2013

La presentación de Iniciación y Poesía el 9 de Octubre de 2013




Cristina Guerra, Patricio González, Gonzalo Villar, Luis Alberto Werner y Carlos Salinas


Gonzalo Villar y Carlos Salinas Bruzzone



Michel Garrido



Patricio Gozález, Gonzalo Villar, Luis Alberto  Werner



Patricio González, Gonzalo Villar, Luis Alberto Werner, Carlos Salinas


Michel Garrido

Susana González

Vista General


Mariana Muñoz, Gonzalo Villar, Susana González






Las Fotografías son de Jorge Villa
 
Impresiones sobre la Presentación
 
Su presentación, anoche,  fue muy emotiva. La sala del Consejo de la Cultura estaba repleta y los poetas Luis Alberto Werner-Wildner y Carlos Salinas Bruzzone, lograron cautivar al público con el rigor, la claridad y precisión de sus pensamientos.

Muy bien preparadas, brillantemene ejecutadas y muy aplaudidas fueron las intervenciones de Michel Garrido y Susana González.

Michel, nos regaló su musicalización de los poemas "Vergüenza" de Gabriela Mistral y "Folletín del Diablo: Prólogo", de Pablo de Rocka.

Susana ejecutó ejercicios de danza que aludieron a los trabajos del ser humano sobre sus sombras.

En lo personal, estaba preocupado por la extensión de la selección de poemas que preparé para leer. Pero la gente tenía hambre de poesía, hambre de emocionarse hasta el llanto, hambre de profundizar en los símbolos, hambre de rendir homenaje a los que abrieron caminos.

Se trata de un libro muy extenso, altamente mágico, que mudó mi vida al escribirlo y que seguramente abrirá nuevas puertas y ventanas entre sus lectores.

Puerta que cruzó Gabriela Mistral el solsticio de verano de 1914, don sus Sonetos de la Muerte.
 
 
El texto que leí

Agradecimientos.





Olga Maturana Santelices, Alexandra e Isidora, Mis padres, Cristina Guerra, Luis Riveros Cornejo, Gran Masetro de la Gran Logia de Chile, Carlos Salinas Bruzzone, Luis Alberto Werner-Wildner, poeta y Gran Maestro de Ceremonias de la Gran Logia de Chile, Víctor Hugo Arévalo, Pedro Palma, Patricio González, Antonia, Javier, Myriam Parra, Claudio Francia, Marcia Orell, Edgar del Canto, Michel Garrido, Susana González, Manuel, Matilde, José Domingo, Delfines, Aurorinos, Bienaventurados y Abnegados.

Olga Maturana Santelices


Si toda alegría se perdiese
la pequeña luz que viaja en mi sonrisa
despertaría nueva en la mirada de un gato
solemne en el nombre  de una estrella
persistente en el recuerdo de mi abuela.

Si  toda alegría se perdiese 
bastaría sólo con invocar sus ojos
su alma limpia como un cielo
sus  manos perdonando mi tristeza.

Nuestro Lucero (A Valentina Delgado Muñoz)

Ella es visita y anuncio.
Efímera y permanente.
Suele quedarse como eco del día.
Es puente entre dos mundos.
Inteligencia en lo oscuro.
Amor claro y sencillo.
Certeza del navegante.
Luz que pasa entre los cuerpos.
Latido de Arauco.
Espíritu en el horizonte.


No es Dios, es su destello de luz.



Nuestros últimos trabajos


En los últimos cuatro  años he  publicado un nuevo poema cada día en mi ventana al mundo, la página web “Crecer sin Dios” . A su vez,  Ediciones Altazor  parió desde las imprentas, cuatro libros arrancados de mis auroras.


Mi  hija y mi esposa me regalaron la alegría, la motivación y la serenidad para tejer estas obras  que ahora me unen  con la comunidad, en forma similar a un abrazo, un puente de voces, una galería callejera,  una conversación entre amigos.


Mis últimos tres poemarios, son libros ambiciosos.


“Nuevos Poemas de Amor”  aborda el amor en todas sus etapas, integrando la perspectiva propia  de distintas orientaciones sexuales. El texto  nació acompañado de una acción de arte, consistente en regalar este volumen el día de los enamorados de 2012 a quienes se casaban, a quienes se divorciaban, a las madres que parían hijos, a mujeres  privadas de libertad, a las personas que celebraban dicha fecha en una fiesta gay.


“Muros que miran al Mar” inspiró, promovió y acompañó la construcción de un Museo al Aire Libre  en las colinas que unen Viña del Mar y Valparaíso,  configurando  un  genuino Laberinto y elevando una Catedral invisible en que las pinturas son los vitrales y la palabra ocupa el lugar de las piedras, las columnas y las torres. Esencial en este trabajo ha sido Myriam Parra, la curadora, organizadora y corazón de esta intervención urbana que los vecinos de Recreo han incorporado a su identidad.


 “Iniciación y Poesía”, por último, es la nueva rama de un árbol sagrado.


Este libro constituye “Poesía Sagrada”, porque sus textos fueron trazados en base a las enseñanzas  atribuidas a Zaratustra, los Magos Persas y las Comunidades Pitagóricas,  que más tarde devinieron en Monasterios Benedictinos, Universidades y Logias Masónicas, y, lo más importante,  porque la aventura de recorrer sus imágenes y evocaciones, constituye por sí misma  una experiencia de ampliación de la conciencia y evolución personal.


En mi concepto, entre nosotros la poesía sagrada tiene su  explosión  inicial en los maravillosos  Sonetos de la Muerte, de Gabriela Mistral.




Los trabajos que están en marcha.


Junto a Myriam Parra y a un equipo  de artistas que encabeza Edgard del Canto, estamos desarrollando dos obras que servirán de ampliación a nuestros Muros que miran al Mar.


Se trata de “El muro de la Poesía” y “Ennio Moltedo en la mirada de su pueblo” , trabajos pluridisciplinarios que unen literatura y artes visuales.


Buscamos difundir los poemarios ya existentes,  que brillan silenciosos en sus humildes tirajes, pero que merecen existir en la mirada de la gente.


No basta con lanzar los libros al océano, hay que izar las velas y llevarlos a todos  los mares del mundo.


Para eso necesitamos nuestro  ingenio y dedicación, más la colaboración de la comunidad. Pedid y se os dará. Golpead  y se os abrirá. Buscad y encontraréis, escribió San Juan en el más pitagórico de los evangelios.


Así que os pido a cada uno de vosotros vuestra colaboración, para que se abran oportunidades para estas obras  y  la comunidad acceda a ellos.


Por mi parte, haré imprimir postales con algunos poemas y mientras camino por la ciudad, los regalaré a las personas, para motivarlas a acercarse a estos libros.


Recorrido por Iniciación y Poesía.


Aquí se profundiza en símbolos comunes a la Humanidad, como el Sol, la Luna, El Lucero de Arauco,   el Águila, el Agua y el Minotauro, que renace y renace en Polifemo, Goliath, Calibán,  la Bruja del Norte, las Corridas de Toros y Moby Dick.


Os invito a un tour por este Libro, conformado a la manera de un  rito de iniciación, con tres viajes  que  se identifican con  los tres grados azules de la Francmasonería; más un capítulo dedicado al  ágape, otro dedicado a los seres humanos que realizan  este camino; otro  que  generaliza sobre  la Iniciación de raíz pitagórica y  uno muy querido, dedicado a mi  océano de origen, “Los Delfines Nro. 49” de Viña del Mar, integrante de la FJAPE.


Procedamos a examinar algunas de las notas distintivas de la tradición iniciática de raíz pitagórica, como respeto, libertad, pensamiento sin límites, memoria, encausamiento de las pasiones,  fraternidad,  valor de la palabra, trabajos de la luz sobre la sombra,


unidad entre vida y muerte.




Respeto


Mi respeto para el que vence su destino,


para ese que brilla en la noche,


el que busca, posee y difunde la luz.




Mi respeto para ese que enfrenta el combate,


aquel que hace el camino,


ese que forja la luz.




Mi respeto para el que muere y renace,


el que vence su cuerpo,


el que triunfa en la lid.




Mi respeto para aquel que perdona,


el que deja sus odios


y renuncia a su azul.




Mi respeto para el alma que sufre,


la que insiste en su rabia,


la que pierde su luz.




Libertad de cambiar 


Vamos a cambiar el sentido de las cosas,


dejar que la tierra sea azul


y el  aire doble su hígado sobre el océano


mientras el agua grita su nombre al tambor.




Mudar por ejemplo


el enojo de las balas,


la timidez de los tomates,


la tristeza de este pueblo.




Mudar la lluvia


y sus cráteres sobre el barro,


los ojos legañosos de la pena,


la rabia en los puños del silencio.




Cambiar el destino de los niños,


comprender su futuro de sabios,


la amplitud de su fuerza,


la energía de su ojos,


la presencia caudalosa de su luz.








El Pensador


Pienso,


porque así mi carne se hace libre,


porque así construyo mi alma,


así emerjo de las piedras,


así me levanto de las aguas,


así lo exige mi fuego.


Pienso aunque yerre


y vuelva a equivocarme,


aunque así me aleje de la paz,


aunque así me torne un hombre


atrapado por campanas de ilusión.


Pienso,


porque así tiene rostro mi espíritu


y me crecen alas en la espalda


y la ciudad brilla con mi luz


o se hunde bajo el peso de mi sombra.




Ariadna (Memoria)




Quién le enseña a la araña su tejido?


Cómo accede a ese recuerdo?


Qué laberinto lleva en su destino?






Bestia




Conversación con Kavafis





No olvides, bestia, todo aquello ocurrido


la forma en que minaron tu fuerza


oscuro dolor por tu ausencia


otros ojos morando en tu sombra


labios que volcaron tu estrella


engañoso sabor del deseo


carne buscando la carne


voces hiriendo tu nombre


silencio después de la muerte




Humanidad  (Compasión)





El otro es ficción,

tu fuiste el que cargó la cruz

y clavó las manos del ungido,

el que mira su sombra en la cárcel,

fuerza que crece y perdona,

desaparecido,

niño nacido sin ojos,

asiento vacío en el cine,

año que viene del mar.

El otro no existe,

tu eres quien mira y juzga,

tu ayunaste en protesta,

mordiste el higo bendito,

mataste a tu hermano,

guardaste secretos en el Libro,

mentiste a Sara y Agar,

lanzaste cuerpos al abismo,

aprendiste de Raquel,

hiciste temblar al amor.

El otro es un mito,

tu ordenaste las bombas,

hablaste con Nixon,

marcaste el cielo en los muros,

mordiste la arcilla entre golpes,

tantas veces moriste,

soñaste con otras batallas,

seguiste violando tu honor.

El otro no es tal,

tu eres quien duerme en el frío,

quien  cava su tumba,

alma que busca el sonido,

hombre que vende su rabia,

labio que rompe el dolor.

Tu eres humanidad,

la compasión lo implica,

tienes sangre y rayos en las manos,

vibras con la música de otros,

eres su lenguaje y sus errores,

sus dibujos, su futuro, sus miedos,

su pequeña y bendita esperanza.

Tu eres Possest y Dreyfus,

transitas en la frontera de las conciencias,

siguiendo el camino hacia el centro,

el retorno al lugar sin nombre,

la altura, el hambre,

el eje del que todos pendemos.

Tu eres el otro y el sol,

Jaurès y Mozart,

Leftaro,

los dioses gemelos,

la memoria, los idiomas,

la puerta del invierno,

el viaje que brilla en la lluvia.

En ti está el conflicto y el día,

el sello de todos los seres,

los obreros, el circo,

puma que duerme en el bosque,

madre que llora en la noche.

Yo soy nosotros y todo,

lo que puede ser,

la rama que nace en el árbol.






Canto a Nosotros


Conversación con Walt Whitman




Quien humilla a otro me humilla a mí


porque yo respiro en la tibieza del otro


habito la mudez de sus ojos


y me llamo Gonzalo


como todos los hombres del mundo


Quien a otro besa es a mí quien besa


porque yo habito en los labios de todos


abro las puertas del deseo


gozo en el placer de la lluvia


vuelo en el poder de otras mentes




Siete veces siete 


Bendito el que no escucha


y el que rompe,


el que pasa de largo en los días de luto,


el que niega y maldice a sus padres.


Bendito, aunque no  le importa la tortura,


aunque tome y disfrute la sangre


aunque guarde y construya su rabia.


Bendito el indiferente,


el ladrón, el fascista


y el tramposo,


el que vive feliz en la mierda,


el que ofende y persigue a los justos.


Bendito el diletante y el torpe,


el que busca engañar con la prensa,


el héroe sutil del egoísmo,


el cobarde encerrado en su pena,


el rabioso prisionero de la envidia.


Bendito el dueño de las traiciones,


el formidable rehén de sus miedos,


el insistente racista,


el afable pedófilo,


el  dueño del látigo y la espada.


Benditos los seres de sombra,


porque a ellos se dirige la aurora,


las buenas palabras del día,


la luz en que viaja el amor.






Resurrección de la rosa


En el horizonte la rosa está enferma.


Los centauros lamen sus pétalos y no despierta.


El invierno la divide entre sus vientos.


Sus estacas conservan el secreto.




Sólo el Señor Transmuta


Conversación con Mishima




A diferencia de mi conciencia


la rosa lleva escrita su eternidad


sonríe ante la lluvia y el viento


su Energía  es la delicia eterna








Observemos ahora el  Universo de las Palabras y descubramos  al interior de ellas a nuestros viejos  símbolos, la letra A es un  mago del Tarot atacando a su propio Minotauro,  la B es una mujer desnuda en la femenina columna del Norte, la J con su puño en alto ilumina la masculina columna del Sur.




Un solsticio para marcar el nacimiento y otro para celebrar los trabajos en la plenitud de la vida.




Alfabeto 


 “A” es un toro vencido, “B” una casa, “C” es un triángulo que viaja sobre un camello y  “G”  es el propio Gimmel, libre,  alegre y en  continuo movimiento bajo el signo del 7, “R” es la cabeza, “I” comprende al  brazo y  la mano en signo de lucha.


I vale 9, por ello renace desde su tumba.


Una puerta se encuentra en la letra “D”. El movimiento del agua es la “M”, que casi es el  mar, María, Moisés, una madre.


La “O” es un ojo divino  y la “e” irradia como  un espíritu.


“N” es la serpiente Nun del océano primordial y Noé significa consuelo.


 “P” es la boca, “L” corresponde al  ariete que conduce a los bueyes y a la conciencia que guía las conductas.


“H” significa cerrado y hombre es el prisionero de la tierra. La “S”  fluye de un diente, sierra que carcome la madera, “si” que recibe y añade.


La "Z" es un puñal, “Q” es un mono que conserva su cola.




Aleph o al orden de compañero 




Pongo mi mano izquierda contra el aire,


unida por la carne a mi cabeza,


destacando la memoria sobre el tiempo.


Registro allí el origen del mar,


las cañas que mueven los osos,


pequeños giros en los faros,


incendios en el bosque rugiente,


golpes del  ser a la piedra.


Quebrado el cuerno del toro,


la mano derecha en el centro,


ofrezco mi llama a la Gran Luz,


entrego mi vida y mis sueños,


águila naciendo del viento,


rayo agrietando  los cielos.


Soy entonces un hombre,


letra de una frase escondida,


conciencia que rompe la roca,


martillo entre miles de martillos,


lucero cantando en la noche,


hombre hermano del hombre,


libre unido a otros libres.




Emet 




Conversación con “El Golem” de Borges




Aunque la haya escrito


El Altísimo sobre la arcilla,


la palabra no es esencia,


ni fragmento,


ni espíritu de las cosas.


Así que no alumbro la noche


al escribir la palabra “estrella”


ni llueve a cántaros


en las letras del invierno.


Palabra es tono y tiempo,


onda que crece en el agua,


diálogo entre otoños,


música que borra el silencio,


uva muriendo en su cesto.


Palabra no es principio de Dios.


Palabra es el mismo Dios.




Apología de la Escritura


Imagina que tuviéramos la memoria de otros


y viviéramos sus noches de bodas


dolor en camas de hospitales


pena de  niña  violada


continua  hermandad de los sueños


envidia en las salas de gobierno


oscuridad en el  fondo de la tierra


música de lluvia sobre la selva 






Nos persigue el tiempo, resulta apropiado entonces visitar a algunos hermanos que dotan de realidad humana a Nuestra Escuela.




Nuestro Querido  Hermano Juan Bustos Marchant


Su trabajo


En 1970


importantes sectores de la Armada


buscaron un Golpe de Estado


frenado por René  Schneider


y sus generales.


Alertado


nuestro Presidente


eligió  entre los más leales


su  detective de confianza en Valparaíso


un hermano en el  grado del  Lucero


iniciado 


ante  la antigua Biblia


de la Respetable  Logia Reforma.


Ese fue Juan Bustos Marchant


formando mosaico 


con Luis Vega Contreras


Baruj


Abogado de la Intendencia


ojos y oídos del Presidente


en su propia ciudad.


Con fino arte


obtuvo voces confiables


al interior de las naves


descubrió   el  engaño


en el ataque a Ismael Huerta


resolvió el homicidio del Capitán Araya


supo de juego y contrajuego


Inteligencia Naval


ASIVA


Radio Liberación


El Mercurio


minas personales en Subida Altamirano.


Apenas quedó tiempo


para ejercer como Prefecto


doce  bombazos cada noche


bandas de civiles  y marinos


Panquequeros


Patria y Libertad


Arturo  Pinochet 


Fuego en el Cerro Castillo.


El  miércoles  cinco ya supo del Golpe


y  dio informe en detalle  al Gobierno.


Sin temor


la noche del diez


observó el primer  desembarco en  Muelle Prat


llamó al Presidente


buscó  hombres para unirse a soldados leales


se replegó a su trabajo


fue relevado del mando


torturado con  cuchilla y revólver


liberado y destinado a Santiago


denunciante de su propio destino


arrestado por orden de  Enrique Vicente


flagelado otra vez sin clemencia


Asesinado  en  mayo de 1974


tras botarle los dientes 


y quebrarle las costillas


-suicidio  en la versión de la Junta-


sin cargos de Fiscalía Naval.






Guantes y Mandil


En alguna parte están los guantes blancos.


Aquellos que entregó a su esposa Nelly Velozo.


Aquellos  renovados en las manos  sagradas


de sus hijas Pamela y Gloria.


Son guantes rasgados  por silencios de piedra.


Por el frío que congela alegrías.


Por el miedo que detiene  esperanzas.


Tomo mi mandil  y con humildad


lo entrego manchado  a sus hijas


cubierto con lágrimas de humanidad


cubierto con mi propia  esperanza.


Orlando Peña Carvajal


Observo a Orlando Peña Carvajal  en la mirada de su viuda. En la admiración de sus hijos. En sus libros custodiados con cariño. En su costumbre  conservada hasta ahora: siempre,  el mismo número de Lotería.

La mañana está soleada. Los cinco niños acuden a la cama de sus padres. Entre abrazos y caricias, deciden el fin de semana: recoger moras en Concón, asistir al Estadio o el cine, pasear en la camioneta Ford del año 30, colarse al estreno de Rigoletto, observar las marejadas en Avenida  Perú, asistir al espectáculo del horizonte en el atardecer, visitar a los Fricke, jugar cartas con los Urbina, escuchar cuentos antes de quedarse dormidos.

Orlando y Leda  han fundado y organizado la Escuela Normal de Viña del Mar. Su  hogar está en el mismo recinto,  siempre en contacto con alumnos internos, que se recuperan de gripes y dolencias en la amplia cama matrimonial.

En casa, los mismos principios de la Escuela: igualdad, autonomía  y respeto;  aprender en el hacer; responsabilidad como premisa. Cada hijo tiene un archivo con logros y alegrías, todos se saben queridos, todos tienen un poema.

Como en una novela, la historia posee una primera frase: “Usted me gusta señorita”  deslizada dulcemente en el camino a la escuela. Copiapó 1930. Orlando 17 años. Leda 12.

El cortejo duró  una década de ternura. Nuestro estudiante rebelde escribía desde Santiago  a compañeros  que servían de celestinos. Años después consiguió llevarla al cine, aceptando que la madre de Leda quedara sentada justo al medio de sus deseos. Se casaron en 1941. Se amaron y respetaron siempre. Corrigieron pruebas juntos.  Se quisieron en sus diferencias y en sus armonías.



Por 21 años, Orlando dirigió la  Escuela Normal de Viña del Mar, hasta que su corazón falló en 1971. Su espíritu no quería ver su trabajo denostado. La Normal  clausurada en 1973.



Marcia Orell García


Nuestra hermana es  bosque
Su desnudez alumbró las aguas del sur
Se hizo amiga de copihues
El Trumao   La Lluvia
Amables Pillanes del Viento
Las Raíces  La Altura

Nuestra hermana es  Liceo
Espíritu  Laico de Chile
Aula de igualdades
Ventana de Ciencias
Humanismo  en  Libros
Rondas   Abrazos
Palabras

Nuestra hermana es mujer
Deseo
Libertad de su cuerpo
Amor  entre bosques
Amor prohibido
Largo beso de treinta años
Larga estación del no olvido

Nuestra  hermana es Valparaíso
Juventud en años de Reforma
Almas construyendo utopías
Bombas y terror como destino.

Nuestra hermana es imagen
Búsqueda del sol en  lo oscuro
Poesía de luz
Poesía  de acción
República del Cine
Almas unidas y en sincronía.

Nuestra hermana es intelecto,
lectura, intuición,
sangre herida y sensible,
aire encerrado en su nido,
viento enamorado del rocío.

Nuestra hermana es secreto de iniciación
Aurora al final del camino
Chocolate  y rosas
Confianza
Agua naciendo en nuestro círculo.

Nuestra hermana es familia
en todas nuestras mesas.
Una, entre tantas hijas,
de nuestra Madre Grande.


Ciudadano del Lebu

Claudio Zalazar Parra

está en su casa de lo alto,

conversando con Bach

y sus numerosos hijos,

jugando a los duendes con Satie,

bebiendo el whisky de Miles Davis.


Mi amigo es millonario en discos,

platos de cocina española,

andamios y resquicios femeninos,

pequeñas y grandes mentiras,

setas, sabores de tabaco,

libros de teatro,

historias de fábricas,

certezas sobre “El Moro”,

palabras que pesan en la noche

y desnudan la esperanza.


Mi amigo es dueño de nada,

salvo de su alma,

una nota en el agua,

cristales de sol en la mañana.


Fue elegido capitán entre los prisioneros

cuando el pueblo habitaba

en los barcos de la bahía

y el futuro estaba prohibido,

al igual que la paz y las miradas.


Estuvo en la Base de “El Belloto”

escuchando sinfonías y sonatas,

oratorios para salir de los golpes

atado a las frases de Mozart

y los pasos de su madre

en la casa de Limache.


¿En qué piensas?

grita el dueño de los bandos

y aumenta su violencia,

sus embates,

su limpieza.


Prohibido huir hacia el interior,

prohibida la música,

los recuerdos,

la íntima y sucia libertad.


Mi amigo se emociona y vuelve,

se desprende un instante del verdugo,

saca un cigarro y sigue conversando.


Nuevamente el metrónomo,

las pequeñas tormentas en la cordillera,

la voz como instrumento,

la ambición,

Eroica y el hombre de Córcega.


¿Por qué el músico nos llevó hasta allí?


Estamos en otro desayuno en la torre,

en el piso 21 de Valparaíso,

mientras los dragones cuidan las ventanas

y las princesas confían en el otoño.

Sobreviví a mi padre torturado.
Nunca doblé mi cerviz ante tiranos.
Me hice combatiente y prisionero.
Estudié Filosofía y Derecho en la Cárcel.
Encadenado  obtuve mis grados.
Persistí en la Democracia.
La República.
La asombrosa libertad.

Soberbio como bestia en arena soleada.
No di un paso atrás.
No me humillé ante traidores.
No fingí sonrisas.
No acepté obsequios ni palmadas.
Fui un ser libre y no un simple  cómodo;
no  un pequeño egoísta;
no un siervo del capital.

Nací desde  la sangre de mi padre
Nací desde el exilio
Me enseñaron las traiciones.
La componendas.
Los practicones.
El vicio que agrieta los templos.

Sobreviví y enseñé.
Hablé de la tortura y la pena.
Defendí  al hombre.
La dignidad del  que cumple la ley
del que la viola
del que la encarna.



En la imagen, la portada del libro, construida a partir de la acuarela que Víctor Hugo Arévalo preparó especialmente para la ocasión. Le pedí a Víctor Hugo que pintara a partir de la carta del Loco en el Tarot Acuariano. Lo hizo en un estilo tan realista, que preferí intervenir la imagen mudando por fuego la palabra loco, haciendo un guiño a los simbolistas franceses que resaltan  la conexión fonética  entre  loco y fuego en su idioma.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!