23 de octubre de 2016

El rito de votar en libertad







































Votar en primavera es magnífico.
Ancianos vuelven a caminar por sus barrios.
Madrugan  vocales.
Regresa  el  lápiz grafito.
Apoderados.
Encargados de locales.
Dibujos en cédulas.
Acto público de contar los votos.

Pero  hoy,  la mayoría   no votará.
No cruzará el portal de las escuelas.
No será historia en el Estadio.
No opinará sobre el destino.

De muchas maneras,
no hay espíritu que convoque.
Perciben  que nadie recompensa el voto.
- como si hacerlo fuera en exclusivo interés individual-
Sienten que la jornada no marca diferencia.
Desconfían de  candidatos.
Prefieren horas en la playa.
Asado  dominguero.
Memorables caricias de enamorados.

Por años tuvimos prohibido este rito.
Para muchos.
Ello significa que votaremos toda la vida.
Aunque tengamos que escribir  Asamblea Constituyente.
Dejar mensajes a  la aurora.
Sufrir ausencia de representantes.
Sentir que en mucho: faltó cordura.










No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!