8 de octubre de 2016

Salvador Goñi Urriza





A su familia extendida sobre la faz de la tierra.


Salvador Goñi  habla  desde el podio del orador.
Desde distintos talleres, nuestros hermanos acuden  a escucharlo.
Su gramática ha sido educada en Pamplona.
Es  abogado y  construye argumentos.
Es cellista, domina  pulso y tono de sus palabras.
Plus Ultra es su logia madre.
Voltaire es su nombre de luz.

En España  fue  procesado por el delito  de masonería
y persiste en su arte de humanidad.
Altivo, enseña libertad  bajo  estado de sitio.
Exhibe coraje mientras  nos detiene el miedo.
Da ejemplos de hermandad: por eso  lo llamamos Maestro.

Tras  la guerra:
Haber sido su amigo fue  signo de sospecha.
Eran persuasivas sus razones.
Atraía su luz de hombre justo.
Inspiraba su  intensa lealtad a la República.

En su exilio: no fue en vano su viaje en el  Formose.
Acá su  sangre  alzó nuevos templos.
Escribió novelas.
Aportó a la industria.
Retornó a la música.
Emprendió  el arte de sanar.




En  las imágenes, el ayuntamiento de Pamplona y Salvador Goñi  ejerciendo como Segundo Vigilante el día  de la fundación  de la Logia   viñamarina "Juan de Dios Arlegui", en agosto de 1970, a semanas de la elección del último presidente francmasón.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!