1 de junio de 2017

Carmen



Vienes del Butalmapu
Aquella tierra de las nieves
Reino verde y blanco de la araucaria.
Amigable abundancia del piñón.


Creciste entre  bosque y fogón.
Vigilada por  pumas y  halcones.
Siempre corriendo sobre trumao
o respirando  la sal
entre cenizas
chicharrones
agua que entrega la vertiente
bendita hermandad de mujeres


Llegas y aquí te entrego el laberinto.
Camino simple a Jerusalem
Hilo azul de Ariadna
Tejidos de Pandora
Estrecho  sendero hacia Ciudad Esmeralda.
Abrazo entre Ruth y Noemí.


Es muy simple.
Porque siempre el secreto estuvo en ti.
En tu memoria chicha de maqui
Harina de piñones.
Tortilla de rescoldo.
Beso de la Luna a tu rostro.
El Wüṉyelfe prometiéndonos la vida.

Y ahora, viajera incansable,
estás aquí con tu sonrisa
dando charquicán a mi alegría
formando ronda de mujeres
escribiendo con tu luz este poema,


No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!