19 de diciembre de 2010

delfines en la puerta del verano




Hoy me siento querido,
mimado por el destino,
unido a muchísimas almas,
extensamente feliz.

Otras manos me conducen
en  la oscuridad,
me abrazan
en la casa del fuego,
allí donde caminan los vientos,
allí donde siempre está el mar.

Nuestro  hogar
es sencillo campamento
de dulzura,
espacio de pies desnudos,
manos que lavan mi alma
y  pueblan  con ternura
mi cuerpo.

Que fortuna!!!!
un lugar en que se enseña la alegría,
horizonte sin límites,
poema que ríe
en la puerta del verano.

Están aquí mis hermanas y hermanos,
que son mis maestros y mi fuego,
habitaciones de mi alma,
seres que no son otro,
luces que dibujan  la esperanza.

Persisten en el  círculo,
serenos pilares de alegría,
llorando en los ritos de la noche,
alimentando al tiempo,
perdonando al  día.

Persisten embriagados  de ternura
jornadas caminando por el bosque,
belleza  abrigada en otras almas,
liberados de toda máscara,
severos adversarios de la distancia,
benditos forjadores del amor.



La imagen proviene de este sitio.

2 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Imagen preciosa que usted desarrolla con palabras. Sensaciones de un verano que añoro, ahora que me envuelve el frío en este hemisferio.

Feliz verano, pues

Bisous

lichazul dijo...

hermoso canto y hermosa imágen


Un abrazo grande llenito de buenas energías para ti y los tuyos recibe en estas Fiestas también
besitos de luz!!

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!