15 de junio de 2011

Aleph o al orden de compañero.




Pongo mi mano izquierda contra el aire,

unida por la carne a mi cabeza,

destacando la memoria sobre el tiempo.

Registro allí el origen del mar,

las cañas que mueven los osos,

pequeños giros en los faros,

incendios en el bosque rugiente,

golpes del  ser a la piedra.




Quebrado el cuerno del toro,

la mano derecha en el centro,

ofrezco mi llama a la Gran Luz,

entrego mi vida y mis sueños,

águila naciendo del viento,

rayo agrietando  los cielos.



Soy entonces un hombre,

letra de una frase escondida,

conciencia que rompe la roca,

martillo entre miles de martillos,

lucero cantando en la noche,

hombre hermano del hombre,

libre unido a otros libres.






 




La primera  imagen proviene de http://www.elpatiodelasbutacas.blogspot.com/

La segunda, corresponde al mago en el Tarot de Marsella y proviene de http://www.tarotalba.com/

2 comentarios:

Maritza dijo...

La carta del Loco para seguir viviendo, amigo.

Excelente poema,Gonzalo!.

Abrazos grandes.

elisa...lichazul dijo...

poemazo, la última estrofa es SOBERBIA

besitos y buen jueves

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!