23 de mayo de 2013

Cariño Malo








Valparaíso.
Hay un conejo atrapado en los panzottis.
¿cómo escapar de este secreto?
Habrá que  rendirse al tomaticán
o pensar en el rojo y el verde
que gritan al interior de los ravioles
amados x  espinacas y betarragas.

Es mediodía y las nueces
exudan su sabor sobre las lenguas
pancetas  avanzan sobre el mote
y murmuran en el fuego
las costillas de un buen cerdo.

El agua piensa entre el limón y los pepinos
bendice  el vino  nuestros labios
Justo Pastor eleva al techo sus voces
sueña con viñas en las quebradas
disfruta el ajiaco
ñoquis al pesto
Rita en el rostro de su Cariño Malo.





Las fotografías provienen del facebook del Restaurant Cariño Malo.
Almirante Montt 58, Segundo Piso.
A Pasos de Plaza Aníbal Pinto.



1 comentario:

esteban lob dijo...

Hola Gonzalo:

No se me habría ocurrido que se podía efectuar una oda a la alimentación, tan entretenida y gráfica.
Me han dado ganas de comer tomaticán y eso que son menos de las 7 de la mañana.

Saludos.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!