23 de mayo de 2013

María González



Le temo a María González.
Se del olisbo que guarda en su cartera
Imagino su peso sobre sillas o almohadones
y  la busco  con mis manos
hasta rozar sus pezones
comprender su cintura
extender sus pasiones
recoger sus violetas.

Me duele tocarla
pero a veces la traspaso
fingiendo un descuido
y salgo de ella más húmedo
hambriento
deslumbrado
buceando en el azul de su fuego.





Este texto conversa con la poeta ecuatoriana  Aleyda Quevedo Rojas en:



El ansia de ser traspasada amorosamente
rompe los sentidos y turba mi noche
Es poco lo que alcanzo rozando la almohada
Hacer caballito en el sillón suave tampoco engaña
y deambulo por los pasillos de la casa
con los senos al aire y el cabello peinado
divina Safo coronada de violetas
dolencia de amor
el “olisbo” del padre Aristófano
finalmente entrará en mí



La fotografía s proviene de este sitio.


No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!