29 de mayo de 2013

Clásicos del Esoterismo









Santiago me pide datos sobre el "Esoterismo", etimológicamente "Doctrina Interior"

Difícil contestar, cuando bajo esa etiqueta se almacena historiografía, investigación psicológica, análisis literario, meditación sobre símbolos,  folklore, supersticiones, engaño planificado,  calumnia social,  rumores,  tradición entregada de boca a oído durante siglos.

¿Qué une todas esas visiones?

Diría que al menos una cosa: No conformarse con  el relato oficial sobre algún asunto, no quedarse en la primera lectura y buscar por distintos medios una idea profunda que deja fluir su mensaje desde palabras y símbolos.

En los talleres de San  Juan,  el rito  sugiere  una visión especial sobre Jesús y El Bautista,  como integrantes de una círculo interior, una comunidad iniciática, en que los seres humanos  buscaban realizarse como seres de luz: como dioses.

Intuyo que ello ocurre por una cierta influencia de las tradiciones de Zoroastro y Pitágoras, propias de los "Reyes Magos" y de los  "Terapeutas Egipcios",  al menos en los redactores de los evangelios. Este línea fue redescubierta siglos más tarde a raíz del  renacimiento  pitagórico  expresado en los trabajos de Dante , Giordano Bruno y Leonardo, entre muchos otros.

Un resumen de esa tradición esotérica juanista la encontramos en este poema:

San Juan Bautista

Regresé la voz a mi padre
y fui enviado para ir delante del Señor
entre víboras y lobos
hablando y escuchando confesiones
lavando almas imantadas a la tierra
de estas doce tribus
y de mucha otra gente.

Fui cortando árboles de raíz
abriendo caminos rectos
porque habrá perdón de las faltas
salvación
bautismo por el fuego
sendero universal de la paz.

Es necesario que él crezca y yo disminuya
que guarde mis flautas
mi ropaje hecho de camello
mi ancho cinturón de cuero
mis cucharas de miel silvestre
mis langostas asadas sobre piedras
mi silencio extenso en el desierto
catarsis compartida en el Jordán
bajo higueras que no dan fruto
olivos y palomas espíritu.

La gente me llama Mesías
y él me considera pequeñísimo
en su Alto Reino
no digno de atar sus sandalias
pero más grande que Sócrates
Ciro o el mismo Tiberio.

Yo fui el que comenzó a guardar
los vinos y la harina
Maestro del Círculo Interior
Señor de la Palabra
autor del personaje
dueño del perfume de nardos
lejano asesino de Julieta y Romeo
hacedor de filtros para fingir la muerte
iniciador de José de Arimatea
preceptor de Lázaro
espejo de María Magdalena
mallete en el Taller de la Luz.





El héroe de las mil caras, Joseph Campbell

El hombre y sus símbolos, Carl Gustav Jung

Psicología y Alquimia, Carl Gustav Jung

Dogma y Ritual  de Alta  Magia,  Eliphas Levi

El  Iluminismo Rosacruz, Frances A. Yates

Símbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada, René Guénon

Consideraciones sobre la iniciación, René Guénon

Mito y Realidad, Mircea Eliade

El Mito del Eterno Retorno, Mircea Eliade

Historia del esoterismo y de las ciencias ocultas, Jean-Paul Corsetti

El libro negro de la Francmasonería, Serge Raynaud de la Ferriere

Isis sin Velo, H.P. Blavatsky

Los Magos de la Golden Dawn, Ellic Howe

La Tempestad, William Shakespeare

Iniciación y Poesía, mi propio acercamiento.






En las imágenes, San Juan Bautista, según Bosch y Leonardo.
Ambas fotografías provienen de Wikimedia.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!