20 de marzo de 2014

Cristián-Alonso Villar Bordones







En marzo, Cristián nació desde mi  madre,
dejándola al borde de la muerte.
Flaquísimo niño rubio que lloraba.
Tanucha, Tanita, Tana
lo llamé en víspera de cumplir mi primer año.

Por supuesto, éramos iguales y  diferentes,
Él jugando con niños y yo con mayores.
Ambos maltratando mascotas.
Nadando sobre la espuma del verano.
Peleando.
Escalando montañas  con nuestro abuelo Bladimiro
y nuestra hermosa hermana Daniela.

En días de toque de queda
mezclaba  música militar
y conversaciones secretas
"marinos sin fusilar"
cantaba entre risas
niño de cinco años en estado de sitio.

Ahora, es un hombre robusto de ojos azules
cabellos oscuros
dos hijos grandes y otro de meses
la mitad de su vida sobre el horizonte
médico de niños
sujeto al intenso trabajo de su arte
muy cerca de convertirse en abuelo.





Poema para Cristián el día de su cumpleaños número 45.








En la fotografía, Cristián y su hijo Vasco.
Tomada del facebook de Vicente y  Joaquín  Villar, sus hijos mayores.







No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!