17 de marzo de 2014

Yasna


Escribí Yasna
en mi cuaderno de primavera
cuando yo era occidente
y ella dominaba en Elías
uniendo cobre y estaño
entrañable maga  del mundo
sonrisa coronando nuestra tarde.

Nunca la ví antes de su abrazo
y su nombre
lágrimas  de Ahura Mazda
resplandor de Zaratustra
antiquísimo rito de agua
toda la humanidad
en su palabra
carros de acero
nuestras  tumbas al norte
tormenta  más allá del paraíso
esperanza prohibida  en  su mirada.

Alto.
¿Cómo será su hogar?
¿Habrá niños esperándola?
Muros con retratos de Yasna
en verde, rojo
y el  notable color de su alma.




Poema inspirado en Yasna, operaria del Ascendor Reina Victoria,  a quien abracé el miércoles, al término de un pequeño paseo en que también recibí el cariño de  Fesal Chaín, Sergio Vuskovic, Ángela Herrera y Claudia Carreño.

1 comentario:

nnuk dijo...

donde encuentro a Claudia???

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!