8 de julio de 2017

Juan Samuel Aravena



Una  constante fantasía es asistir al propio rito fúnebre.
Observar  como el "querer" estalla  ante el rigor de la ausencia.
Sentir la comprensión sustituyendo indiferencias.
Ver la multitud unirse y separarse en torno al ataúd.

Juan Samuel, - largamente enfermo-  debió haber transitado esa ruta.
Sin embargo, difícilmente imaginó tanto cariño.
Gente viajando desde otras ciudades.
La Presidenta en su guardia de honor.
Nuestro barrio virtual de luto.
El invierno besando su frente.

Para mí era un vecino alegre.
Compañero  en el mismo crisol.
Titán del buen humor,
Voz activa  en  mar de silencio.

Nunca estuve con él y nos leímos tanto tiempo.
Exploradores que encuentran sus huellas.
Capitanes compartiendo  bitácoras.
Llamas que vuelven al gran fuego.

Compañero: no descanses en paz.
Que crezca el  fulgor de tu lucha!!




Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!