20 de noviembre de 2006

un hombre lleno de amigas

Soy un hombre lleno de amigas.

Me encanta la frescura de lo femenino, sus misterios, la complicidad de aquellos espíritus, su trabajo emergente de liberación.

Otro plano que me hace feliz es el de las artes, el espiral infinito de diálogo entre las almas. Allí donde los seres humanos nos sentimos más libres y más hermanos.

En estos últimos años, he podido anudar ambos espacios de alegría.

Por ejemplo, la útima semana.....

El lunes, al caer la tarde, Marcia, la realizadora de “El Regreso” y “Aldo Francia”, me invitó a la apertura del Festival de Cine de Viña del Mar y pacientemente me fue enseñando los rostros de los constructores de gran parte de nuestra memoria visual.

El jueves, fuimos con Paola Novoa a Santiago. Vimos “El Método Gronholm”. Una visita lúdica a los procesos de selección de personal de gerencia. La búsqueda implacable de “un hijo de puta que aparente ser buena persona”.

La cena estuvo asociada a la cocina peruana. Ambos fuimos víctimas de la delicia de los pisco souers. Mi lengua sufrió el ataque fulminante del rocoto en el cebiche.

El viernes cenamos con Paola y Anita en el "San Carlos", entre una pléyade de personas que jugaban brisca y dominó.

El sábado, nos juntamos con “Somoked Eyes” y Manuel a hablar de la vida, Francmasonería y blogs. El almuerzo del mediodía francés, la champaña y los espíritus cariñosos de nuestros amigos periodistas, hicieron que el mar cubriera con su paz mi espíritu.

Por la noche del mismo sábado, viajé a Santiago para juntarme con Kika, la crespa más fantástica del mundo. Me llevó a San Miguel, a un festival de artes organizado por la gauche de la gauche.Me quedé de una pìeza cuando ví a una danzante sacar un fierro de "aquellos".

A las 23.00 , luego de una inesperada lluvia de champaña, asistimos a la función de “Neva” en el Teatro Mori. Sujeté mis ojos con fosforitos y pudimos apreciar una espléndida puesta en escena que bajo el pretexto de recrear la muerte de Antón Chéjov, nos revela los secretos, miedos y sueños que pululan en el alma de los actores. Es una trabajo indispensable.

De madrugada, Kika me llevó a un asado especial, del colectivo de derechos humanos que está encargado de habilitar la casa de “José Domingo Cañas” de la CNI como un espacio propulsor de las artes, dedicado a la memoria de los que sufrieron allí.


El domingo fue un día increíble. Bajo un pleno sol de primavera, asistí a la exposición de esculturas que acaban de inaugurar Paulina Wagemann y Mónica Clerfeuille. La casa de Mónica es increíblemente hermosa, con la aquitectura de una caverna, llena de luz, rodeada de un jardín delicioso, repleta de cuadros y esculturas.

Me impresionaron los volcanes y princesas de Paulina y me fascinaron las cabezas de Mónica.

Nos dejamos llevar por el vino blanco, visitamos algunos poemas y jugamos al tarot con las cartas de esta nueva era, con "El Loco" mirando hacia la izquierda.

Con Paulina, conversamos toda la vida en un almuerzo de cebiche, papas y manjar.

Luego de comer, recorrimos el atardecer para asistir a la última función de “Cierta Femenina Oscuridad”, una adaptación de la obra de Eugenia Prado, que presenta fragmentos del espíritu femenino en nuestro tiempo.

Tuvimos la fortuna de compartir con Eugenia.- Nos contó de los cuadernos que escribía camino a la Universidad, de sus hijos, de su andar en la vida.

Ella estaba emocionada por las alas que toma su trabajo. Esas emociones que emanaban de sus ojos y de sus palabras, nos hicieron respirar más libres y más alegres aquella noche.



En la foto, pueden apreciar a mi amiga Gabriela Krisam, representando a "La Fuerza" en la serie de imágenes sobre "El Tarot" que estoy preparando.

Le dedico a ella estas líneas, porque he extrañado su compañía en cada espacio nuevo que he visitado.

Espero que al crecer "Maia", su hija de meses, podamos reanudar nuestra complicidad.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!