17 de junio de 2010

Caleta Abarca




Sobre Caleta Abarca

ayer me hechizó el crepúsculo

tanto que olvidé mi cabeza en Agua Santa

poseído por los colores de la tarde

abrumado por el aliento del mar

conquistado por el horizonte

y sus varios planos de luz

el aire lleno de sal

el invierno mordiendo mis piernas

acechando mis orejas

encogiendo mi cuerpo

hasta volverme mínimo

una pequeña roca

el diente del ogro

que duerme en la caverna

junto al cementerio de Recreo

en el camino de Diego Portales

1 comentario:

Isabel González dijo...

Me encanta la sencillez de tus poemas tocando el alma. Un abrazo Gonzalo.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!