2 de junio de 2010

enfermita






Poco después de la medianoche

Isidora despertó

encendida por la fiebre

llorosa

agitada

reclamando a fuertes voces


¡Me duele la guatita!

decía su boquita

de treinta meses

mientras se

oponía a tomar

su winasorb


Como siempre

pidíó ver los monos

y así estuvimos

hasta las tres y media



Ella se lamentaba

y yo le hacía cariño

ene veces fuimos al baño

pedía limpieza para sus mocos

se desvestía

y yo volvía a abrigarla

reclamaba

y volvía a reclamar


Fue tanto

que decidí llevarla a su camita

bajo amenaza de tan tan

y allí nos quedamos

hasta que la venció

el sueño

después de la cuarta hora del día

luego de varios

viajes al baño

con anuncios falsos de pipí


6 de la mañana

e Isidora despierta

llamando a su mamá


Mudanza de cama

por suerte

la niña recupera el sueño

y queda tranquilita a nuestro lado


Llega el sol

y sus angelitos la pueblan de besos

mientras todavía duerme



Despierta mucho mejor

por prevención no parte al jardín


Tía Mané la peina como a una princesa

y le doy un beso en su amplia frente

antes de irme a Santiago

contento por haber estado allí

cuando ella necesitó abrazo y consuelo







En la imagen, e María Mónica Ossa Huici, está Isidora con su primo Nicolás en el taller de su abuelita.

1 comentario:

Sandra dijo...

¡¡ Se nos apreta el corazón cuando nuestros hijos caen enfermos!!!..

Que bueno que no fue nada grave..

Los cariños, besos y abrazos de sus padres son el mejor remedio..

Saludos

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!