25 de diciembre de 2013

Breve informe sobre abrazos


Ayer abracé al guardia de un Tribunal
y el lunes al dueño del almacén.
No pude hacerlo con el gigantesco sacerdote negro
que encontré en mi calle.
Me detuvo su  inmenso rosario
 y la mirada de la anciana peliblanca
peinada con tijeras de certeza.

No pude abrazar al cuidador de autos
a infinidad de rostros anónimos
al Joyero Carlos Bechan
a la Cajera de Bimbo
al mozo que atendía en el Miramar
al taxista que conducía en silencio.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!