2 de diciembre de 2013

Había una vez en el Oeste





Sergio Leone, no dejes morir ese niño.
No permitas que caiga el mundo desde sus manos.
No dejes  que Henry Fonda use su revólver de plata.
Sus ojos azules.
Sus ojos de muerte.

Por favor, no hagas que le llamen Frank
No dejes al dinero ahogar esa vida.
Timmy y su familia  arrancados  de Irlanda
Cadáveres pelirrojos
Cadáveres  bajo napalm y gas naranja.

Despiadado,  te asilas en Ennio Morricone
Haces de Jack Kennedy un lisiado
Fusilado por sus generales
Hombre viajando hacia la Luna
Todo el poder de sus botones

Sergio Leone,
hechizas al mirar esos desiertos
Claudia y su cuerpo como un premio
ficha que salva la vida
mientras nace la ciudad desde las piedras
y  Gilgamesh enfrenta su destino
duelo entre el hombre y su miseria

Hechizas al hablar con símbolos
transitas entre dinero y  honor 
dejas música cerrando todo círculo
belleza desatada  sobre rieles
Ricardo III  en su escritorio
rapsodia del asesino y la viuda
arte besado por la muerte.






La imagen proviene de este sitio.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!