29 de julio de 2011

Aristóteles España ha muerto


El poeta que a los 17 años fue secuestrado y llevado a Isla Dawson acaba de fallecer, dejando un importante testimonio.

Escuchémoslo, porque ahora sólo quedan sus letras



Me fotografían en un galpón

como a un objeto,

una, dos, tres veces,

de perfil, de frente,

confeccionan mi ficha con esmero:

“soltero, estudiante, 17 años,

peligroso para la Seguridad del Estado”.

Miran de reojo:

Quieren mis huellas dactilares.

Un sudor helado

Inunda mis mejillas.

No he comido.

Creo que hay una tormenta.

Me engrillan nuevamente.

Tengo náuseas.

Empiezo a ver que todo gira

A mil kilómetros por hora.

Se estrellan sus puños

en mis oídos.

Caigo.

Grito de dolor.

Voy a chocar con una montaña.

Pero no es una montaña.

Sino barro y puntapiés,

y un ruido intermitente

que se mete en mi cerebro

hasta la inconciencia.

ALGUNOS SECRETOS



Y el ojo alrededor de una antigua casa en Chiloé.

El ojo. El trueno.

Los llantos de niños y esos presagios:

Un anciano recorre a pie todos sus fantasmas.

Un pescador mira fijamente sus manos.

Una mujer pide a Dios que la posea.



Y nosotros en medio de la ciudad con nuestros dientes.



Escuchando cantos gregorianos.



Siendo cálida tú y yo amante muerto. Muerto.



Más gritos,<>



MARIPOSA URUGUAYA



A Sandra Queirolo



Es de noche en el mes de marzo chileno, con adioses,

con péndulos enanísticamente aislados

en una ventana

del cuarto,

después del terremoto

que asoló la ciudad donde habito.



Es Valparaíso de Chile esta noche de marzo

y no me atrevo a salir de mi cueva,

con mi música, mis poemas, la brevedad de la ropa,

y aparece, de pronto, como por encanto, una mariposa en mi mano;



Salgo a la calle en su compañía

pues le había enviado con una paloma mensajera

mi libro “La entera noche llena”, al océano Atlántico,

aquí en Sudamérica,

donde viven estas especies maravillosas como ella.



Es de noche en esta Ciudad Puerto de mi patria

y dialogo con esta nena alada que se instala

en todos mis sentidos con la condición única de la mujer montevideana.



Me dice que tiene una cita con su historia y llegó,

y no faltará, después de retarme porque no tenía mis manos

preparadas para recibirla en este viaje relámpago a mi imaginario.



Esta mariposa uruguaya dice que está leyendo una poesía

que tiene una matemática propia,

parecida a la música y algo me recuerda a las teorías de Góngora

y Mallarmé acerca de la poesía pura, en otros tiempos y precipicios;



Lo que importa es que vino de sorpresa,

con toda su magia,

pero el pequeño detalle es que en mi pueblo

hubo un terremoto.



Ella se instala en mi cabeza y mientras caminamos por las calles

desvastadas de Valparaíso, Viña del Mar, Santiago (porque la invité

a la capital chilena) me dice que estuvo hace años en estos territorios

y que había miedo, como ahora, por otras circunstancias.





Esta linda mariposa viste de rojo y está asustada,

casi no puede hablar producto de este encuentro en Chile

preparado por una bruja - princesa llamada Laura.





La invito a seguir recorriendo las ciudades, vamos volando

al océano Pacífico donde anduvo hace horas un Cuervo japonés

cuyo nombre es Tsunami y me pregunta

por qué le envié mi libro de poemas.



Le contesto con una pregunta llamada Sandra

que en realidad es una respuesta,

y me dice que aún tiene un ala con una pequeña cicatriz

producto de un viaje prolongado a una selva interior;



que tiene miedo,

que una amiga golondrina que no es Laura

le dice que no se involucre con un búho chileno que vive lejos,

que además es poeta,

como si serlo fuera algo malo.



Sandra Mariposa En Mi Mano vuela de pronto hacia una calle

que lleva el rostro de su país y mira con ternura como alguien

que teme emprender vuelo hacia un nuevo sitio,

en este caso hacia una poesía misteriosa

que tiene como nombre Tote,



que en realidad no es su nombre, sino el de un pez que vive aislado

buscando una nube que no existe, menos ahora en que su reino

y su hábitat han colapsado por un sismo grado 8 en la escala de Richter.



Esta noche de marzo chilena - uruguaya está llena de ausencias

y las puertas hablan con los endecasílabos,

como si fueran sombras llenas de hablantes con temor a lo desconocido



Entonces, después de conversar, pololear, coquetear,

ir de juegos por la bahía, por una plaza abandonada,

por una iglesia a punto de caer, por un bosque,

una avenida,

de darle un beso,

acaricio con mis dedos a esta tierna mariposa

para que regrese

a Montevideo, en dos segundos, lo que dura un clic en un computador.





Y me mire a los ojos que ya lleva grabado en su memoria,

su mejilla en mi oreja, mi boca en la suya,

y lea este poema que nunca habría sido escrito

sin los artilugios de las causalidades,



con el hálito del ensueño, que embriaga a personas utópicas, como ambos,

rebeldes, con el sonido del agua en nuestros cuerpos,

que hacen posible que las mariposas vuelen



y que los búhos entiendan de una vez

que no pueden estar siempre arriba de un árbol

mirando lo que ocurre en su pequeño planeta,

mientras en Chile la tierra brama,

hay una enorme sensación de abandono,



hasta que una beldad dulce que se llama Sandra

logra ingresar raudamente a este territorio metafísico

y quiera imprimir un libro

que merece el sustrato de papel, dijo,

para leerlo detenidamente,



como toda niña inquieta que encuentra todo raro a su alrededor,

mientras apenas percibe lo que acaba de suceder,

sólo le llegan imágenes,



le llegan a todo vapor, nervios, hambre, sudor,

y un viento chilenísimo helado, que le dice hola compañera,

aquí están mis brazos,

no faltaste a la cita con un poeta chileno.



Quiero que sepas

que a estos instantes yo acudo siempre, nunca fallo



y esta historia entre nosotros,

transcurre llena de minutos

no sabemos lo que puede ocurrir,

tal vez nada, a lo mejor todo,

tal vez un aire de luna,

todo lo que suceda

ya se está escribiendo en el poema,





hay una página en blanco

que deberemos escribir desde ahora,

verso a piel, lejanía, el aquí, el ahora,

como un campo minado dirá alguien,

como un sendero con árboles opinará una amiga,

como un camino sin retorno, dirá un amigo,





como dos pasajeros que en una estación

suben a un tren destino a un lugar

perdido en los mapas,



como dos personas que inician

un recorrido sin saber adónde van,



como dos peregrinos del medievo

que buscan un lugar para habitar,

como dos estrofas o dos poemas

con matemática propia, parecida a la música.











Su blog pesonal es http://www.paginadearistotelesespana.blogspot.com/

1 comentario:

elisa...lichazul dijo...

al menos él pudo dejar testimonio y vivió para expresarlo,

cuántos otros desaparecieron y nada quedó de ellos, solo el recuerdo en sus familias

su obra le sobrevive, ojalá que las personas las inmortalicen

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!