27 de julio de 2011

El afortunado sexto cisne




Por seis años he estado perdido en los reflejos


enamorado de mi alegría


efímera belleza del viaje


poder de la lluvia sobre mi cuerpo


libertad de mi vuelo sobre la tierra.






Pero el trabajo constante de mi hermana


me trae de regreso al centro


su sacrificio me conmueve


me purifica  su sonrisa


la sincera devoción de su existencia.






Afortunadamente


su trabajo ha quedado inconcluso


y mi brazo izquierdo


sigue siendo un ala de cisne


poema que vive en el deseo


pequeño eco de todos mis sueños.










En 1972 o 1973, ecuché  un fragmento de "Los seis cisnes",cuento recopilado por los hermanos Grimm, en palabras de la Señora Bea,  una mujer campesina de Olmué.


Recuerdo que me impresionó la exreaña magia de camisas que convierten en cisnes a los hermanos.


Ahora, que empleó mis mañanas leyendo cuentos que deslumbran a mi hija de tres años, me he encontrado de nuevo con el relato y  he tenido laoportunidad de meditar sobre su simbolismo.


Afortunadamente, tuve entre mis manos una buena traducción que registra como "narcisos" el material empleado para tejer las camisas que rompen la maldíción.


Así se aclara todo. Los seis hermanos se aman a sí mismos, están enamorados de su juventud y su efímera belleza solar - los cisnes son un símbolo solar-. La hermana representa el amor abnegado,  crístico,  de  sacrificio, que en definitiva salva a sus hermanos.


Afortunadamente el hermano menor pudo conservar un ala de cisne y muy humanamente se reserva un espacio para el juego, el deseo, el placer  y los sueños.


La fotografía de Miwa Yanagi, alusiva al mismo cuento, proviene de http://www.buenaisla.com/

1 comentario:

Maritza dijo...

Precioso! y el comentario agregado indispensable...

Abrazos,Gonzalo.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!