31 de julio de 2011

Torre del Silencio



No pienses en el fuego
no gastes su espírtitu  en mi sombra 
entrega mi cuerpo a  los buitres
deja que devoren mis riñones
y escriban su cena sobre mi vientre

No ataques la tierra con mis formas
aleja sus raíces de mis ojos
permite al chercán llevarse mi lengua
y calmar su sed con mi semen

No tires mi sangre a este río
deja que ella se mude al rocío
y perdure en el gotear de los sueños
o en la simple humedad de los días

Por favor
no pienses en el viento
no manches su voz con mis labios
libera mi savia de su árbol
perdona al cielo en sus certezas


                               


El texto precedente  conversa con Alejandro Jodorovsky en:


No busques un sitio Entrega mis cenizas al viento
que de mí no quede más que este orden de letras

He avanzado sólo para precipitarme en el comienzo

allí donde reina el origen puro sin su obra.





Mi poema, motivado  por el de Jodorovsky, se deja vagar entre las imágenes de las costumbres funerarias de los seguidores de Zaratustra, que buscan respetar a los cuatro elementos, entregando sus cuerpos a los buitres en  aquellas  "Torres del Silencio".


La fotografía de una torre del silencio proviene de    http://www.tower_silence.vonb.co.uk/

La fotgrafía de Matías Pinto del Chercán,  proviene de http://www.matpicture.blogspot.com/

2 comentarios:

fgiucich dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
fgiucich dijo...

Me gustó por su intensidad poética. Abrazos.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!