30 de mayo de 2012

Domingos

Los domingos siempre lloran de pena
castigan con lentitud sus minutos
piensan en tareas del lunes
zapatos lustrados
camisas limpias
doce compromisos
del hombre sobre la tierra.

El día del sol aprende de viajes
repara los excesos de la noche
crece en buses y trenes
habita en los peajes
consume azúcar de algodón
confite rojo de manzanas
prolongada siesta en tardes perdidas.


El domingo abunda en las plazas
perdura en resfalines y orfeones
ríe en los estadios
pasa del cáliz a la empanada
ama bicicletas y patines
pega botones en camisas
almuerza en mesas de abuelos
peligra en la soledad y el silencio.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!