26 de mayo de 2012

Ennio Moltedo paseando por Caleta Abarca




He visto obreros y grúas
trabajando en el muelle de la Maestranza
hierro oxidado por las olas
pilares hollados por las aguas
mediodía con sus ropas blancas
sonrisas intensas de los niños
barcos bebidos por el océano
manzanas girando entre las bocas
hombres golpeados por la tarde
inquietantes ballenas
indiferencia  derramada como espuma
antigua existencia de la ternura
Garibaldi  invisible entre los vientos
Moltedo caminando hacia Recreo.


El texto precedente conversa con Ennio Moltedo en:


El Muelle



El muelle de Caleta Abarca, viejo,
herrumbroso, en verano se volví­a
invisible. Bajo el sol completo, hollado
por visitantes, por rondas musicales,
se volví­a invisible. Cubierto de colores,
de pañuelos, de ropa amplia, decorados
sus pies de plomo por gotas brillantes,
altas plumas, olas diferentes, el muelle
perdí­a su peso, cambiaba su color pardo
y se volví­a invisible.







La fotografía de Caleta Abarca en los años 40 proviene de este sitio.




Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!