26 de mayo de 2012

Intervención en los recuerdos de Ennio Moltedo Ghio



Ennio ha estado en  Villa Alemana, allí están los frascos con restos de  alcayota, se eleva aún la espuma de las gaseosas  y pesa sobre nosotros, un cielo pintado por cometas. En el campo,  los zorzales huyen  de los cañones caseros y las serpientes se esconden entre elevadas hierbas. Caminan mis abuelos por calle Maturana y dialogan las uvas con Ezio y Roselba . Por supuesto, huyo a la hora de las bendiciones y retorno al llamado del chocolate. Y, tras la noche de bochas y amarettos,  cuando llega el Lucero  a presentarnos el día, desayuno ternura en un té de hojas enteras,  espero el  coro del gallinero, recibo el rocío del césped y asciendo al mediodía sobre la hamaca de mis tíos, junto a mujeres que leen, fuman y conversan.

Este texto se conecta con Ennio Moltedo Ghio en:

RECUERDO

Vamos todos a Villa Alemana, a la ciudad de la alcayota, vamos a comprar 
gaseosas a los portales y a encumbrar volantines desde el monumento. Vamos 
a Moscoso, donde mi tío le rompía la cabeza a los zorzales con la punta de su 
escopeta. Vamos a tomar el sol a la calle Maturana y a conversar de tallarines 
con Victorio y Adolfo. Después, a la hora de la bendición, yo sé de un chocolate 
de comunión bajo la nueva capilla. Y, cuando empiecen a caerse las estrellas, los 
higos maduros, el primer canto de los gallos y de las pollas, vamos a la quinta 
de mi primo, donde tras los limoneros y sobre la vencida hamaca está todavía 
Mariana con Yáñez y Sandokán.


La fotografía de Ennio Moltedo proviene de este sitio.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!