12 de agosto de 2010

Rubén Jacob





Tu, que besaste el labio azul del condenado

y cediste al volátil mercurio del crepúsculo,

cavando poemas en la cárcel,

jugando dados con Orfeo,

llenando tu esfera de música,

junto a mesas llenas de libros

y relojes que marchan hacia el invierno.


Tu que anduviste el camino de Swann

y tomaste las manos de Dmitri Shostakóvich,

cargando la claridad de Quilpué,

tus pesados abrigos,

los alfiles,

tu rostro de eremita,

los pulcros expedientes,

el hilo azul

que ata la tierra

y las almas.



Tu, que escribiste para los atrapados,

quijotes enloquecidos en su gabinete,

melómanos gateando en los salones,

amantes de discos,

monarcas del jazz,

profesores de lentes

y bolsos de un gastado cuero.


Tu que fuiste el mejor enfermo,

hombre recto de la lana,

ciego en país de ladrones,

clérigo laico y sexuado,

espíritu en un bosque de silencios.



Tu que mueres y te expandes,

habitas invisible en los océanos,

las anchas mesas de las bibliotecas,

las humeantes tazas de te,

los nuevos territorios

de maderas, metales y cuerdas.






La imagen proviene del blog Poetas en Valparaíso.

Ayer me llamó Claudio Zalazar, para comunicarme que el poeta Rubén Jacob ha muerto.

4 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

ciclos que se cierran
ciclos que comienzan
el cuerpo da paso a la savia nueva
mas, sus verss no mueren
ellos viven perennes en su sitial

besitos de luz

Cristina dijo...

No lo conocía. Pero que se vaya un poeta siempre es muy triste.

Pamela dijo...

Vivirá en su poesía . Tu tributo es hermoso

La Dame Masquée dijo...

Al menos los poetas nunca mueren del todo, porque dejan su obra inmortal. Viviran mientras haya otro que los recuerde y les brinde hermosos homenajes como este.

Buenas noches

Bisous

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!