2 de diciembre de 2011

Eva en el Jardín


La niña
no suele pensar en Dios
pero une sus manos para abrazarlo
y habla con Él entre silencios
siente la presencia de sus ojos
busca su ausencia entre las sombras




Este poema conversa con Andrea Mucciolo en:



TIBIEZA




Una niña

quiere tocar al sol.

La anulación de la bondad

no ha oscurecido

su Paraíso de esperanzas.

El paño del ogro

no ha llegado a

lamer las heridas

de su ego.

Unas muñecas lloran

abonan

donde la flor es exánime.

Renacerán unos arcoiris

de la Nueva Era.



La niña

no puede tocar al sol,

pero extiende la mano

y espera

que la tibieza de la vida

la traiga consigo.




 
 



La fotografía de Miwa Yanagi proviene de este sitio.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me temo que esta niña nunca va a perder la fé y la esperanza...
Besos

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!