24 de diciembre de 2011

Olga Maturana Santelices



Si toda alegría se perdiese
la pequeña luz que viaja en mi sonrisa
despertaría nueva en la mirada de un gato
solemne en el nombre  de una estrella
persistente en el recuerdo de mi abuela.

Si  toda alegría se perdiese 
bastaría sólo con invocar sus ojos

su alma limpia como un cielo
sus  manos perdonando mi tristeza.







Este texto conversa con Fina García Marruz en:



Si mis poemas todos se perdiesen...




Si mis poemas todos se perdiesen
la pequeña verdad que en ellos brilla
permanecería igual en alguna piedra gris
junto al agua, o en una verde yerba. 



Si los poemas todos se perdiesen
el fuego seguiría nombrándolos sin fin
limpios de toda escoria, y la eterna poesía
volvería bramando, otra vez, con las albas.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!