13 de enero de 2010

sueño del trece de enero









En calle Independencia hablé con MEO.

Relajado tras entregar su apoyo.

Parado en medio de la calzada.

Distendido, me decía bromas


La alcaldesa de Viña

llegó al lugar.

Mucho más delgada,

el pelo teñido de negro,

felicitaba a MEO

antes de subir a un pequeño auto

lleno de mujeres.


Poco antes,

un restorán del Puerto,

muchos salones,

parrillas llenas de carnes

y quesos de cabra descomunales,

los baños inmundos y oscuros,

busco el patio,

mudar mi ropa,

el suelo húmedo,

orina que emerge

y se extiende.


Un niño me observa,

una Van entra al patio

y comienzo a correr.


Encuentro a un grupo de obreras.

Ellas celebran.

Una de ellas es Patricia Odales,

abuela a los treinta años,

nuevamente embarazada.

Lleva el cabello largo

y crespo, está muy alegre,

delgada, viste de blanco.

Nos invita a todos a seguir corriendo.


En la calle Chiloé está Pancho Acevedo.

Más rojo, más delgado, los ojos hinchados,

la piel con menos manchas.

Enseña a las quince obreras

con cuadernos que trae en su auto.

Está contento. Feliz con Patricia.

Nuevamente será padre.


Llega otro médico

y Francisco le muestra

pequeños huesos llenos de barro,

y el dedo de un hombre.


Antes del restorán estoy en Santiago.

Busco un lugar de descanso y entro a mi Colegio.

Es casi de noche y comienzo a correr.

Test de Cooper.

Hay gente en el patio.

Marisol González entre ellos.

Sigo corriendo por el segundo piso

hasta entrar a la sala de los delfines.

Allí quiero descansar, pero no hay espacio.

Hay mucha gente durmiendo allí.

Billetes valiosos en una repisa.

Pienso en tomarlos y no lo hago.

Marisol comienza a llamarme por los parlantes.

Dice que escapo,

que me ha visto,

que quiere hablarme.


Bajo a buscarla y entro al restorán.







La imagen proviene de www.region15.cl

12 de enero de 2010

Centro de Santiago





Las mandrágoras crecen bajo capas de cemento.

La ciudad se afiebra.

Llegan ratones hambrientos de pureza.

Asfalto.

Cuerpos que sudan junto a las tazas.


Los animales muerden la piel.

Empujan.

Danzan.

Devoran.

Hacen su fiesta en nuestra cama.


En la ciudad no hay puertas azules.

No hay casas pintadas de blanco.

No existen los trinos,

las notas mudas,

la pausa.




La foto de nuestra Alameda proviene del diario La Nación de Argentina.

11 de enero de 2010

duerme






Descanso e Isidora llega a dormir sobre mi hombro,

todo el diez de enero pesa sobre nosotros.


Me llamaste Gonzalo antes que el sol,

hablaste conmigo en el desayuno,

fuiste al agua en mis brazos,

me regalaste alegría en cada instante,

ahora duermes y duermes sobre mi alma.

10 de enero de 2010

El viaje de Tati





Tati prepara su viaje,

aprobado su examen quiere ir

desde Buenos Aires a la Patagonia,

en busca de su nieve

cayendo sobre el mar.


Sola con su cargamento de memorias;

ajena a los cuidados de Esteban,

la resistencia de los materiales,

las miradas de su madre,

los juegos de Sofía en Antofagasta.


Buscará el sur siguiendo las estrellas,

la cruz dibujada en el firmamento,

la mandrágora creciendo sobre la pampa,

obreros caminando,

la Tierra del Fuego,

el Liceo,

el viento,

la antigua casa.



En la imagen, el rostro de Tierra del Fuego, de autor anónimo.

9 de enero de 2010

tomates






Tomates químicamente rojos,

nacidos de pequeñas

gotitas de sol,

amados por el agua,

nombrados en las ferias,

trozados y húmedos

en nuestros platos azules.


Tomates de Limache,

vestidos de ají y queso.

Frutos nevados de cebolla.

Rodajas que miran

su hogar en el cielo,

su historia de arados

y almácigos,

manos que los sacan

de su sueño.



Tomates heridos,

sangre de reina,

gazpacho,

alma de ravioles,

montañas de fruta,

frascos,

hileras de cáscaras

que regresan a la tierra.




En la imagen, una hermosa foto de Pamela Albarracín.

8 de enero de 2010

Manuel cumple tres años.





Hoy, Manuel cumple tres años.

Sus padres lo colman de cariño.

Hay una ciudad llena de amigos suyos.

Suele vestirse de verde y lleva el pelo rizado.

Tiene los ojos colmados de historias,

la piel llena de abrazos,

el alma entregada a su madre.


Su padre le ha regalado luz y silencio.

Valentina la ha dado autoridad y mando.


Un hermano suyo viene en camino.

Jugarán en las colinas de Valparaíso,

amarán los volantines,

las tardes en el agua,

los tréboles que surgen

en medio del jardín.


Un día, harán ronda con Maia e Isidora,

mientras Sofía habla de las estrellas,

de la música,

del travieso aroma de las flores.


Amanda los cuidará desde lejos,

Vicente persigue mariposas

y los padres recuerdan “La Tempestad”,

la primavera en Costa Azul

y nuestros nombres bajo el mar.

7 de enero de 2010

6 de enero




6 de enero



Mientras las estrellas jugaban sobre nuestras cabezas

y un comité de ángeles peinaba a Isidora,

tres almas descansaban una al lado de la otra.

Desperté y comencé a escribir mi sueño en el Pedagógico.

Dejé de lado la manifestación clausurada por Daniel Díaz.

Al rato llegó Isidora con su rito de leche, bacinica y abrazos.



Tras disparar un poema al cielo,

repasé mi alegato de la mañana.

"Sandoval contra el Servicio",

un cargo redactado ambiguamente,

ausencia de Fiscal,

Tercera Sala de la Corte,

Maureen en la relación.

El Estado recusó

y quedé libre a las nueve y diez,

tras publicarse el aviso.



Mientras esperaba en el Palacio

noté que tengo convicción de palabra,

que soy un poema hecho de luz,

agua y barro. ¿ No será demasiado?

También estudié el caso de Alberto.


Minutos más tarde

comencé a caminar por la calle Prat,

por la vereda del mar venía Reinaldo

y cruzó para recordar nuestro comité del martes,

nos reímos un rato,

me habló de cucharas atacando a platos

de un hombre que no aprende.


Entré a la Notaría de Ricardo y Anita,

corregí una escritura

y seguí hacia la Gobernación.

Allí hablé con Rosa, las esposa de Fernando,

observé los dibujos de su hijo que adornaban el muro

y le entregué un amparo de transparencia

para Pamela, la Coka Grande y Martita.

Rosa pidió otro documento

y me regaló un viaje junto al mar.


En el ascensor que conduce a mis carpetas

encontré a Daniel y le conté del sueño

de su clausura y su multa,

del enojo del pueblo en su contra.


En mi despacho aguardaba la demanda de Marcela,

una historia de infidelidades, viajes

y 140 millones en discusión.

Tras tareas y llamadas regresé al Puerto,

pensando en la hilación de los temas,

en la aplicación de los símbolos a la realidad,

en las líneas que me llegaron desde Europa.



En el trayecto me llamó José,

pidiendo un documento y una gestión.

En el piso 15 regresé donde Rosa.

Abracé a su marido.

Me contó de su hijo mayor.

De su pasión por el dibujo.

Bajo al piso 6.

Una maga calamar me saluda.

Cumplo el encargo de José.




Vuelvo a la ducha, agua fría,

Tú entras para ofrecerme las llamas.

Desayuno: un vaso de agua.

Tareas del día: Tomar una hora con Benedicto, el pediatra.

Confirmar la casa de veraneo en Maitencillo.


Cierro el flash back.

Es mediodía y estoy junto a Neptuno,

pido un café americano,

Roberto Ampuero llega con sombrero

y guayabera blanca,

como si aún estuviera en la Isla

en que dijo usar el verde oliva.


Reviso las librerías y te llamo.

Al rato respondes y me regalas

tu presencia en el almuerzo.


Caty y una colega

me ayudaron a esperarte,

hablando de rabietas,

de tener hijos distanciados

de aranceles y pagos.


Tu estabas peinada por el sol,

la dulzura brillaba en tu rostro

mientras me hablabas del Convento

y me desafiabas a escribir este poema.


Yo te escuchaba y dejaba que mis dedos

recorrieran tus manos.


Me perturbó que cruzara tanta gente que conozco,

como si la ciudad me hablara constantemente,

de estudios, conversaciones pasadas,

derrotas, usos cotidianos.


Caminamos juntos por Avenida Brasil,

Vimos juguetes para Sofía y Manuel.

Hablamos de tus libros que se mudan y mudan.

Compré el bono de Isidora.



Regresé al trabajo.

Hablé con un marido para saber que haría con su vida.

Resolvió postergar su decisión hasta mayo.

Planifiqué las próximas audiencias.

Cumplí el segundo encargo de José. Hablé con Anita.

Pensé en la solicitud que llegó desde Grecia.

Jorge, un guardia me visitó para

hablarme de su hijo, Obama, el trabajo

del actor sobre si mismo,

la Revolución Rusa,

las iglesias evangélicas y el idealismo alémán.

Arreglé el problema de Macarena.

Salí a comprar regalos.


Regresé a casa y nuestra hija me recibió

sonriente, llena de alegría.

Mané estaba cordial y hablante,

tal como siempre.



Poco después llegó mi padre.

Le conversé sobre Raquel y estuvo de acuerdo.

Me habló de los landmaks,

revisó un libro dorado con fotografías de iniciaciones antiguas.

Comentó las gracias

y la belleza de Isidora.

¿Dónde se conocieron los tatas?

Me dijo que no recuerda.

Pidió ver a los candidatos en su franja.


Preparé una cena de res, pavo y ensaladas.

Guindas, frutillas y helado llegaron al final.

Tu nos hablaste de reclamos contra el Castillo,

de direcciones y gatos.



Isidora hizo una rabieta al quedarnos solos.

La tomé en brazos y la llevé a su pieza.

Conversamos de papá a hija.

Hicimos un trato y regresamos amigos.


La familia a jugar al sillón,

revisar internet, leer,

confirmar el refugio en la playa,

ver los monos de Isidora y

las historias de Charlie.



Se apaga la tele y vienen los relatos para la hija.

Leemos el libro que le regalé para su primer solsticio de verano.

A Isidora le encantan las imágenes de Santos Chávez.

Los poemas de Víctor Jara la dejan en silencio.


Quise escuchar Finlandia y luego lo olvidé.


Nos vamos a la cama y seguimos con un resumen

de Jolanta, la princesa ciega.


Me recuerda a Sidharta, nos quedamos dormidos.



Uy, me salté a Esteban en la Avenida Brasil,

las llamadas de Tati

con su disco desconfigurado y los preparativos

del examen que ya viene.


Casi olvido a Gonzalo Dittus

y el éxito de la exposición de Andrea Gaete en el Bar Inglés.

6 cuadros vendidos, que alegría!!!


También obvié tu llegada a casa,

mis manos ayudándote a subir,

el recuerdo de tu padre tocando la puerta.



Recreo, amanecer del siete de enero de 2010.





En la imagen "El almuerzo desnudo", de Eduard Manet.

6 de enero de 2010

trenes y cuerpos de mujer





Soñé que iba al Pedagógico

y conversaba con Juan Cameron

en una oficina llena de máquinas y papeles.



Me regaló un certificado de matrimonio

para anotar sobre él.


Una muchacha de aquel sueño

me pidió escribir un poema

a cuatro manos sobre

trenes y cuerpos de mujer.


Yo hablaría sobre las estaciones,

los rieles, las calderas y

el acero que abre la tierra.


Ella se quedaría con las curvas

cerradas, el vapor,

los lugares

en que los árboles besan el humo,

el espacio verde

en que todos los trenes se pierden.




En la imagen, una reproducción de "La Gare Saint Lazare", de Claude Monet.

5 de enero de 2010

El Balcón de Manet





Era otra vida y estábamos en España.

Eduardo imaginaba conversaciones con Goya.

Quería visitar el mundo de las sombras

sin abandonar la mañana.

Gozar del sol andaluz

y registrar la pena de los castigos de infancia.



Las jóvenes damas miraban el desfile

en compañía de su padre.

Incluso el perro se había colado a la fiesta.

Pero Eduardo, el niño encerrado,

sólo miraba las espaldas de su familia

y pensaba en las figuras que nacen del sol.


Claro, pensaba en Febo

observando aquella escena.

Entonces, se puso en el lugar de Dios

y nos puso a todos allí.







En este ejercicio de escribir cada día un poema, esta mañana no he seguido un sueño, sino que he buscado inspiración en la reproducción de un cuadro patrimonio de la humanidad.

4 de enero de 2010

Subimos Recreo en bicicleta.






Soñé que subíamos Recreo en bicicleta.


Más allá de la Bimbo había un zona de restoranes.


Íbamos hacia Valparaíso pero nos detuvimos allí.



Entramos a un local de techo alto y diseño al estilo del Soho.


Los trozos de pizza no estaban sobre platos


sino que sobre un oscuro papel lija.


Me pareció impresentable, pero luego aprendí.


Había que raspar la comida.


Había que darle un nuevo sabor.


Alguien pidió un pisco sour


que llevaba hierbas adentro


y lo recomendó con entusiasmo.




La imagen corresponde al un restaurant en Soho, NYC, y proviene de este sitio.

3 de enero de 2010

osos medievales




Amanece y el mes de enero ya tiene todas sus puertas abiertas.

Isidora colecciona palabras en su mente y juega a comunicarse con frases.

Juega a convertirse en delfín, nadando con gracia y riendo sobre el agua.

Sin embargo, en el jardín se escuchan algunos ruidos sospechosos.

Una manada de osos medievales ronda en cada esquina.

Una estrella de colores no alcanza a disimular sus intenciones.

Vienen los osos, han salido de sus cuevas.

Compraron los aviones, los estadios y la prensa.

Sus carteles están casi en la mitad de las casas.

Casi en lamitad de las almas.

Los osos se suben a nuestra mente en los diarios,

en los malls, en los programas de farándula,

y por sobre todo, en los Colegios del Barrio Alto.



Cuánto tiempo durará la edad media en nuestras almas?


La edad oscura en que nos gusta ser vasallos.


La edad oscura, en que otros piensan y deciden por ti.

2 de enero de 2010

Conversando con Beatriz en un sueño







Qé método siguen los sueños?

Qién nos habla en la noche?

Hay puentes?




Soñé que subía hasta el quinto piso

de un edificio elegante,

en Valparaíso,

lejos y cerca del mar.




En el camino, quebré una copa.


El ascensor me llevó al piso nueve,


tomé las escalas y llegué al subterráneo.


Las escalas no estaban en orden.


Llegaban a puntos muertos.


Se extinguían en restorantes vacíos y dorados.


Fue allí donde quebré una copa.


Por fin llegué al quinto piso.


El 501 era el hogar de Beatriz.


Tenía su melena aún más crespa y luminosa.


La espalda llena de pecas.


Sola había reclamado de sus notas.


Igual le pedí sus papeles para reclamar ante la Corte.


Ella estaba poco interesada.


Estaba centrada en su agenda.


La agenda de su trabajo.


Allí estaban retratadas sus amigas.


Cada una con colores diferentes.


Todas con un estilo retro.


Salidas de los años 70,


pero mucho más alegres.



Las cosas seguían mal, pero ella ya estaba en otra.




En la imagen, tomada de su facebook, está Beatriz junto a un niño.

1 de enero de 2010

El año nuevo de Camila




El año nuevo estaba sembrado de luna,

los hombres disparaban hacia ella

y Camila caminaba por el cielo

mirándome a través de su epejo

como dos almas de un mismo océano.


Somos hermanos,

nos une una visión del cielo,

caminamos por la misma muerte,

sobre un hilo de plata,

sobre el alma de un pueblo.





La imagen está robada del facebook de Caperucita.

31 de diciembre de 2009

Isidora va a ser una gran abuelita






El amor es una fuente de alegrías,

el agua de la vida,

el fuego de la luz,

el aire que se respira.



Intuyo que mi hija va a ser una gran abuelita,

hombres de otro siglo recordarán su ternura.


Alguno de ellos contará la leyenda de las abuelas

de Isidora.


Dirá que Olga era claridad sobre la tierra,

hablará de su mesa llena de colores,

de su amor por la justicia, de su dulzura.


Otro invocará los lentes de Anita María,

recordará su simpatía, sus muertes,

el contacto que hizo entre nuestras almas.


Mientras Isidora toma su leche,

pienso en niños que llevaré al cine,

en almuerzos que cocinaremos juntos,

en historias que aprenderé de ellos.


Esta noche brindaré por los nietos de mi hija,

por la expansión del amor,

por la vida que se traspasa,

se regala,

se recibe.






En la imagen, capturada por Fabiola Naranjo - cuidadora de Isidora- se aprecia a Isidora reiterando los gestos de su bisabuelita Olga.

30 de diciembre de 2009

El Mercurio está de fiesta





La palabra gobierno, la palabra prensa y la palabra oligarquía están a punto de adquirir el mismo sentido.


La palabra compartir está despedida. Se le acusa de favorecer a los más amigos, de ser indulgente con los que roban, burocrática, incapaz, lenta, cansada de gobernar nuestro lenguaje.


Militares en retiro aplauden y aplauden.


El Mercurio está de fiesta.


La champaña y la piña siguen comprando conciencias en las poblaciones.


La champaña y la piña, hace rato que gobiernan al mundo.






En la imagen, "El asesino amenazado", realizada por Magritte en 1927.

29 de diciembre de 2009

Envidia





Envidia, a ti te escribo:

se que gobiernas nuestra marcha,

gatillas el deseo, desatas las guerras

y manchas de celos el amor,

aunque te encerremos en un anillo o un pañuelo.


Imitación de mierda,

en la ropa te llamas moda,

igualas los votos del vecindario,

invades de carteles la población.



El mago William S. te puso sus guantes encima,

trazó el camino del elogio al amor,

llevó el veneno de hermano a hermano,

ocultó el amor gay en tu sombra.


Mímesis, conviertes la infinita red

en unos pocos sitios,

reduces la variedad de nuestras mesas,

el destino de nuestros viajes,

los números de la libertad.



Mímesis, eres la arcilla

que maneja el artista,

el políltico, el amante,

el embaucador.



Te convoco para darte la mano,

observarte desnuda,

emplearte en provecho de la luz.








En la imagen, la paleta de Degas nos muestra una clase de danza en que las bailarinas aprenden por imitación y, a su vez, el público y el propio pintor quieren ser como ellas, identificarse con ellas, envidiarles una gracia que nos falta.

Pensemos ahora en nuestras calles llenas del rostro del candidato de la UDI y Renovación Nacional, invitando al ciudadano a sentirlo como un vecino más e invitando a ser como él, a votar por él.

La carga mimética de la propaganda puede definir los votos, el poder mimético del arte, en cambio, a la larga puede definir nuestras vidas.

28 de diciembre de 2009

Llegó a dormir siesta con su papá.

Una ranita llegó a dormir conmigo.

Saltó de su estrella a mi mundo.

La alimento con yoghurt,

la lleno de abrazos,

me premia con sonrisas.


La dejo en el agua y nada varios metros,

luego pide más

y se rie

como si todo el planeta

estuviera contento.



La niña está llena de sol,

crece como una melodía,

como un árbol de sonrisas,

como un manantial de agua fresca.



Es mi niña, mi regalo,

mi pequeño lugar en el cielo.



27 de diciembre de 2009

Esteban está lleno de amor




Esteban está lleno de amor,

disfruta llenando al día con su cariño,

comprendiendo,

compartiendo,

escuchando.


Esteban apoya, trabaja,

se vuelve uno con su familia,

reza,

va al cine,

tiene estrellas doradas en su cabeza.


Esteban hace sacrificios,

acierta, yerra,

es completamente humano.




María Irene nos regaló esta imagen de Esteban con Isidora en los brazos.

26 de diciembre de 2009

prefiero al sol




No me fío de los relojes

prefiero al sol

la discusión de los pájaros

el color naranja sobre la cordillera.


Podría saltarme un amanecer?

Tal vez lo hice en un vuelo a través de la noche.


De los atardeceres tengo otro recuerdo.

Un rostro bañándose en la luz de diciembre,

el patio lleno de aromos,

dos cuerpos sobre una cama azul.


En la imagen: "Amancecer desde la Playa Torpederas en Valparaíso", sacada de www.fotomundo.cl, el sitio de Roberto Antezana.

25 de diciembre de 2009

Federico




El hombre está hecho de poesía.




El animal más peligroso es el que escribe poesía.






El hombre es el animal que perdona.


El hombre es el animal que canta.


El hombre es el animal que olvida.






Federico no tiene tumba, ni tiene olvido.

24 de diciembre de 2009

Inicio




En Chile es solsticio de verano y todo parece retroceso, rondan en mi alma inquietudes sobre la necesidad de tejer más y mejores redes de afectos y opiniones entre los ciudadanos.

Porque vivir en comunidad exige escuchar, dar abrazos y elevar la voz de vez en cuando.

Exige también que desarrollemos nuestros talentos - por imaginarios que sean- sin aprisionarlos en las paredes de la carne, regalándoles un lugar bajo las estrellas.

Así, ha surgido en mi la idea de hacer algo cada día del año 2010. Algo de lo que me gusta hacer. Algo que llamamos poesía.

Un poema cada día, de navidad a navidad, siguendo la huella del astro padre.

Comencemos.


Biblia


Me excita pensar en Dios.

No es cierto mierda.

Lo que me gusta es la Geometría.

El idioma universal. Babel.

Los misterios de Dan.

Bendito sea el vientre de Raquel,

lleva números junto a ídolos robados,

lleva el nombre de Hiram,

brota en templos de luz,

brota en templos de piedra.

Hermosa: por qué comiste la mandrágora?

Ya lo se.

Tu secreto está entre líneas.

Al fin y al cabo, el padre se opuso a la muerte.

Al fin y al cabo, todo fue descubierto y vuelto a cubrir.





En la imagen, San Juan Bautista, en imagen trazada por Leonardo. Su figura marca el solsticio de verano.

A él le pido que me abra la puerta de los delfins, porque trabajo en su arte, porque vengo de su Taller.




Isidora duerme.

16 de diciembre de 2009

14 de diciembre de 2009

9 de cada 20 votantes.

Querida Hija, estoy desolado, 9 de cada 20 votantes han preferido al candidato de la derecha en las votaciones presidenciales.

La cosa está peluda. Muy peluda. Tendremos a la Udi y al Opus Dei en los Ministerios.

Hay todo un Chile progresista que se va a la cresta. Estoy triste y todo un siglo me pesa sobre los hombros.

(Fragmento de la carta Nro. 169 para Isidora)

25 de noviembre de 2009

Un pequeño país gobernado por sus dueños.



¿Qué hacemos si Sebastián Piñera gana las elecciones presidenciales?.

Para muchos de nosotros, causa una profunda amargura observar que los mismos grupos políticos que aplaudieron la dictadura militar consolidan su hegemonía social copando el ejecutivo, la unanimidad de las grandes empresas, los medios de comunicación, el senado y los municipios.

En el plano institucional, Chile se configura como una República Oligárquica en que la universalidad del voto se desdibuja a causa de la mala educación que convierte a los votantes en barcos de papel movidos según el viento de la propaganda y el constante murmullo conservador de los medios de comunicación.

¿Qué hacer entonces?. Habrá que partir de nuevo, retirarse a la montaña, dejar de poner el énfasis en la política de las oficinas y del Congreso y centrarse en la política del barrio, de las fábricas, de las familias, de sus pequeñas organizaciones.

Nuestra sociedad civil vive con los valores de la derecha: el exitismo económico, el consumismo, el catolicismo conservador, la demonización de la delincuencia.

Es fácil ahora echarle la culpa de esta situación al Gobierno y a la Concertación. Pero ello no es así del todo. La responsabilidad la tenemos todos los ciudadanos progresistas que dejamos muda nuestra luz, nuestra voz, nuestro anhelo de que la hermandad reine sobre la Tierra.

La elección profunda, la que define el rumbo de la sociedad, se define en la multiplicidad de organizaciones que existen en la comunidad. Es allí donde estamos perdiendo desde hace tiempo. Ese es nuestro problema y nuestro desafío.

Habrá que conversar más, escribir más, participar más, compartir más. Eso tiene rendimiento electoral permanente. Eso nos hace crecer como seres humanos, prestigia a la política y nos causa alegría.

Bueno, y si al fin y al cabo, Piñera no se viste con la banda tricolor, de todos modos debemos centrarnos en la sociedad civil. De nada sirve conservar los votos de la población, si sus corazones han abandonado nuestros ideales.

12 de noviembre de 2009

El poeta laico José Domingo Gómez Rojas y el Mensajero de la Paz.




Se salvó la plaza de José Domingo Gómez Rojas. El poeta - estudiante, héroe de la generación del año 20, estuvo a punto de recibir sobre sus hombros a una gigantesca estatua de Juan Pablo II.

En términos de imágenes, era el Sumo Pontífice erigiéndose por sobre la tradición laica de la República, expresada en la memoria del poeta y en el edificio de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile.

José Domingo murió en el manicomio, lugar al que fue enviado por oponerse junto a la FECH al envío de tropas a la frontera con Perú.

Pienso que al propio Mensajero de la Paz no le hubiera gustado ser empleado como elemento de polémica, sino que como símpolo de amor, tal como se merece por su contribución a la armonía entre los pueblos.


Poema Protestas De Piedad de José Domingo Gómez Rojas

I

En esta Cárcel donde los hombres me trajeron,
en donde la injusticia de una ley nos encierra:
he pensado en tumbas en donde se pudrieron
magistrados y jueces que hoy son polvo en la tierra.

Magistrados y jueces y verdugos serviles
que imitando, simiescos, la Justicia Suprema
castraron sus instintos y sus signos viriles
por jugar al axioma, a la norma, al dilema.

Quisieron sobre el polvo que pisaron, villanos,
ayudar al Demonio que sanciona a los muertos
por mandato divino y en vez de ser humanos
enredaron la urdimbre de todos los entuertos.

Creyeron ser la mano de Dios sobre la tierra,
la ira santa, la hoguera y el látigo encendido,
hoy duermen olvidados bajo el sopor que aterra,
silencio, polvo, sombra, ¡olvido! ¡olvido! ¡olvido!

II
Y pienso que algún día sobre la faz del mundo
una justicia nueva romperá viejas normas
y un futuro inefable, justiciero y profundo
imprimirá a la vida nuevas rutas y formas.

Desde esta Cárcel sueño con el vasto futuro,
con el tierno solloza que aún palpita en las cunas,
con las voces divinas que vibran en el puro
cielo bajo la luz de las vírgenes lunas.

Sueño con los efebos que vendrán en cien años
cantando himnos de gloria resonantes al viento;
en las futuras madres cuyos vientres extraños
darán a la luz infantes de puros pensamientos.

Sueño con las auroras, con los cantos infantiles
con alborozos vírgenes, con bautismos lucientes:
que los astros coronan a las testas viriles
y su clamor de seda es un chorro en las frentes.

III

Desde aquí sueño, Madre, con el sol bondadoso
que viste de oro diáfano al mendigo harapiento,
con las vastas llanuras, con el cielo glorioso,
con las aves errantes, con las aguas y el viento.

La libertad del niño que juega sobre un prado,
del ave que las brisas riza con grácil vuelo;
del arroyo que canta, corriendo alborozado;
del astro pensativo bajo infinito cielo.

La libertad que canta con las aves es trino,
con los niños, es juego; con la flor, es fragancia;
con el agua canción, con el viento divino
véspero, errante aroma de lejana distancia

Todo es nostalgia, Madre, y en esta Cárcel fría
mi amor de humanidad, prisionero, se expande
y piensa y sueña, y canta por el cercano día
de la gran libertad sobre la tierra grande.

IV

Sin ti, madre, la vida sería un don maldito;
una infame limosna de la carne sufriente;
pero tu amor, es rosa y es cristal inaudito,
es la divina música y es pensarosa fuente.

Hace ya muchos siglos que te vivo y te siento.
Mi tristeza es belleza de un extraño destino,
hacia ti me llevaba este o esotro viento,
hacia tu eternidad ese o aquel camino.

Como tú eras eterna, como tú eras divina,
como sobre tu frente caminaron los astros,
me creaste divino por gracia peregrina:
la eternidad, sumisa, seguirá nuestros rastros.

V

Por ti, la raza humana, madre, se transfigura
ante mis pobres ojos, por tu amor se redime
la carne y la pasión. Por tu inmensa dulzura
nació en mi la piedad para el hombre que gime.

¡Dolor de ser tan triste y tener que ser bueno
porque siempre en mi frente siento que están tus manos!
¡Dolor de ser dulzura para tanto veneno
y de tener el alma puesta en astros lejanos!

¡Dolor, madre, dolor, de escribir mi elegía
por darte en rosas pálidas un secreto tesoro!
¡Dolor, madre, del canto que profanará un día
un mendigo, un tirano y el becerro de oro!

¡Dolor, madre, dolor de tener que cantar
porque un nudo fatal se anuda a la garganta,
dolor de no poder odiar, y amar, amar
a un pueblo vil que deja poner en sí la planta!

¡Dolor, madre, dolor de tener que vivir
y amar la vida cuando lo vulgar mancha el mundo;
y dolor de saber que se ha de revivir
sobre una tierra pura que mancha el rico inmundo!

13 de octubre de 2009

Isidora.





Donde vayan tus huellas,

allí estarán las mías.

Jugaremos a las escondidas

entre las estrellas,

regresaremos al agua,

giraremos por la alfombra

mientras tu ríes.


Recogeremos piedras nacidas en el mar,

hablaremos de música,

abrazaremos a tu madre

y haremos la ronda

de los besos,

el abrazo de la primavera.

5 de octubre de 2009

Carta Nro. 155 para Isidora/ Murió La Negra.

Recreo, 5 de Octubre de 2009.

Querida hija:

Ayer visitamos el Jardín Botánico. Tuvimos un día de picnic junto a Cati, Javier, Sofía, Gonzalo, Andrea, Juan José Alita, tu y yo.

Fue una jornada de primavera en que el tibio sol nos regaló mucha energía y las flores demostraron que eres una niña muy alérgica. LLarabas un poquito y se te hinchó un ojito. Te dejo fotos que tomó Javier.

Alita estaba feliz y luminosa. Sólo la noticia del fallecimiento de "La Negra", Mercedes Sosa, vino a empañar nuestra alegría.

Esta mañana lloré por ella y por nuestra gente que se queda tan huérfana.

En Tucumán las personas lloraban en la calle. Debe ser como si la Cordillera abandonara nuestro paisaje y sólo nos quedaran sus fotos y sus videos.

Tu Papá.





25 de septiembre de 2009

Escucha Chile


José Balmes, "Testimonio", 1974



Escucha Chile

en tus mil colores, tu espíritu es sólo uno

Escucha:

abre tu tumba

haz que tu estrella regrese al cielo

y la luz vuelva a nacer de tus escuelas

volcada en geometría y música

abrazos y respeto.



Observa el mar

acerca tus recuerdos

enfréntalos

perdónalos

deja que una leve llovizna

cure tus heridas

y un llanto de siglos

vuelva a ser azul

y se disuelva en el agua.



Vuelve a enamorarte de la libertad

danza con ella

invítala a tu cordillera

a tus poblaciones

a la ruca del indio

a la casa del humillado y del triste

al hospital y la fábrica

al manicomio y la cárcel

a la fiesta de los traidores.



Deja que Alamedas se levanten en tus brazos

y un pueblo de niños

lleve sus volantines y sus globos

hacia ti.



Roberto Matta, "estrella de jardín"

Este poema, inspirado en "Shema Israel", es la segunda entrega de mi trabajo sobre oraciones. Gracias a ella entendí el programa que escuchaba de niño en Radio Moscú.

18 de septiembre de 2009

Con más libertad, Chile es más lindo.

Hace poco visité el sitio www.consejotransparencia.cl y me dio gusto de que nuestro país esté avanzando en la garantización de los derechos ciudadanos.

La Ley sobre acceso a la información pública fue dictada a raíz de un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humano, que obligó a nuestra República a legislar en esta materia para adecuar nuestra legislación interna a lo dispuesto en el Pacto de San José de Costa Rica sobre Derechos Humanos.

Con más libertad, Chile es más lindo.

12 de julio de 2009

aniversario





Al final, terminamos sentados sobre mi cama azul. Aferrados a las bases de un poema, como si se pudiera vivir en un sueño.

Claro, era otro aniversario de delfines. Llegaron los lentes de Carito; chocolates; un regalo de Paris; mi elefante; Anita enamorada; Gabi hermosa; nuevos colores para el altar; Paola triste y llena de abrazos. Ella y su pololo Lucifer.

Estuvieron nuestros niños; nuestros muertos; nuestras peleas; Carlita casi lesli; Caty de rojo; Cape llena de luna; Marcia atada a sus recuerdos; Ida y Oscar colmados de luz.

De alguna forma, nadie faltó. Ni la seriedad de Alejandro, ni Javier y su pregunta, ni la gripe de Sidhartha. No hubo abrazos perdidos en esa noche de trece velas. No hubo tumbas en el accidente.

Sería por la magia de Karen o por la bondad de Gonzalo y su hijo Gabriel?

Pio, por qué estabas tan intensa?

Ma.I, por qué eres tan dulce; por qué tienes tantas historias en la mirada?

Cuando llegué a casa, Isidora y AB. me esperaban despiertas. Mi hija tenía ganas de dormir en mis brazos.

6 de mayo de 2009

Carta Nro. 142 para Isidora/ El accidente


Querida hija:

Como te decía, en el lindo auto blanco de Pao, viajaba ella, su marido Eduardo, Pío y María Irene.

Venían de Santiago y mientras subían una cuesta a la altura de Curacaví los sobrendió un Bus Cóndor que se deslizó desde la berma hacia la calzada por descuido de quienes le arreglaban una falla mecánica.

El marido de Pao quedó fracturado en varias partes, Pía quedó con un edema cerebral y llegó esa noche a la UCI de la Clinica Reñaca. María Irene se fracturó la nariz y Pao tiene un terrible stress post traumático, más un hombro dañado.

Afortunadamente, todos los habitantes del mar hemos podido funcionar como una buena familia, acompañándolos y apoyándolos en este trance difícil.

Pucha que he tenido susto por la salud de Pía. Ella, que es tan dulce, divertida y solidaria, ha tenido varios episodios difíciles en su vida y se merece muchos más arcoiris y estrellas que estas calamidades.

Así están las cosas.

Tu papá.

8 de abril de 2009

Carta Nro. 138 para Isidora.


Querida hija:

En mi celebración de cumpleaños del día sábado, gran parte de los regalos de mis amigos hablaron de nuestro insomnio.

En efecto, llegaron dos pantuflas, una hermosa manta y un libro de autoayuda, obsequio de Caty Ríos, titulado “Duérmete niño”, escrito por el pediatra y neurofisiólogo Eduard Estivill y la periodista Sylvia de Bejar.

El domingo aborde la lectura de este texto, que me abrió los ojos en varios sentidos respecto de nuestras aventuras en la alta noche y en el amanecer.

Ahora se que dormirte en mis brazos, en la alfombra, en el sillón o en cualquier lugar distinto a tu cunita es contraproducente.

Esto porque las personas despertamos varias veces en la noche en forma normal y nos sobresaltamos y confundimos al no captar en que lugar estamos.

Así, esos pequeños despertares que deberían pasar inadvertidos, se convierten para el 35% de los niños en episodios de largas horas de insomnio.

Y claro, al despertar, me llamabas, me hacías creer que tenías hambre y yo, ingenuamente, me levantaba, te daba leche, jugaba y veía TV. contigo.

No tengo ningún reclamo por estos 16 meses de complicidades en el reino de la noche. He sido feliz compartiendo contigo. Encontrando horas para nuestros abrazos, esperando que comenzaras a llorar para unirme a ti en el país de los insomnes.

Pucha. Ahora se que este insomnio y el engaño del hambre te hacen subir de peso en exceso y te vuelven psicológicamente dependiente. Y, claro está, quiero que te sientas plenamente amada, pero no causarte daño con ese afecto que me desborda.

El plan que el libro propone para solucionar el insomnio consiste en llevarte a dormir todos los días a la misma hora, 20.30, siempre bajo un mismo ritual y siempre en tu cunita. La idea es que te duermas sola, en tu habitación y con la luz apagada.

Como se sabe que habrá oposición, la recomendación consiste en mantener la calma, transmitir absoluta seguridad y cariñosamente ingresar al cuarto y explicar que todo está bien, los papás están cerca y la habitación está llena de cariño y elementos que representan seguridad y bienestar.

Estos retornos a la habitación deben producirse al minuto de reclamos, luego de otros tres minutos y de allí en adelante, cada cinco minutos. La idea es que sepas que la decisión es clara, pero que no por eso tus papás te hemos abandonado.

El mismo régimen debe aplicarse para las siestas, de las que tu conservas sólo la de después de almuerzo.

Según el libro, en 10 días de terapia, casi el 100% de los niños elimina el insomnio y adquiere una adecuada disciplina de sueño. La inducción del sueño puede significar hasta dos horas diarias de reclamos.

Llevamos tres noches con esa experiencia. Has tardado entre 45 y 30 minutos en conciliar el sueño. Tus protestas han ido en disminución. Todas las noches has logrado dormir de corrido hasta pasadas las seis de la mañana.

Bueno, ahora son cuatro para las seis y llevo una hora aguardando tus abrazos de amanecer.

Hija, parece que nos va a cambiar la vida.

Recreo, 8 de abril de 2009.

19 de marzo de 2009

Carta para Isidora.


Querida hija:

Son las diez de la mañana y estoy en la Corte de Apelaciones de Valparaíso, esperando para alegar.

Creo que tengo bien planeado mi alegato. Treinta minutos defendiendo los derechos de una mujer agraviada por su marido.

Recuerdas que despertaste a las cuatro de la mañana?.

Tras tu leche y tu retorno al sueño, me puse a repasar mi pequeño discurso de hoy.

Cómo resumir veinte años en media hora?

Te cuento que la abogacía está llena de esperas, de caminatas por pasilos, de discusiones ante un estrado.

Besos hija del futuro.

Gonzalo.

9 de marzo de 2009

Spartacus



Anoche vimos Espartaco, junto a Isidora y AB. Fue un extraño regalo del cable en el día internacional de la mujer.

Lejos de una típica película de romanos, limitada al campo de la entretención, la obra dirigida por Stanley Kubrick en 1961, está llena de dilemas éticos, de historia, de reflexiones sobre el espectáculo y, sobre todo, de agudas consideraciones políticas.

En ese último plano, me resultó tan llamativa como “El acorazado Potemkin”, “La Hora de Hornos”, “Missing” o la última entrega de La Guerra de Las Galaxias.

Indagando un poco más, aprendí que se basa en la novela escrita desde la cárcel por Howard Melvin Fast, mientras cumplía condena por negarse a entregar los nombres de sus colaboradores en el Comité de Ayuda para Refugiados Antifacistas.

El adaptador fue Dalton Trumbo, también inscrito en las listas negras por su ideario político.

Se dice que la película pudo salir adelante gracias al impulso, el prestigio y el coraje de Kirk Douglas. Pese a ello varias secuencias fueron censuradas por su violencia y por sus referencias al erotismo homosexual.

La experiencia de ver la campaña de Espartaco, me hizo recordar la Larga Marcha que estuvo en el origen de la Revolución China. También ví el surgimiento del fascismo y una descripción de las virtudes libertarias y los vicios de corrupción de la República Romana.

La revolución que fracasa es siempre más romántica, no cae en abusos, no se corrompe, no se transforma en una tiranía de cincuenta años. Por eso, siempre tendremos a Espartaco, a Bartok, a nuestro propio Presidente de anteojos negros.

3 de marzo de 2009

en el lugar de mi padre






De las estaciones


prefiero el invierno


la lluvia sosteniendo el océano


la ropa mojada


los hijos temprano en casa





también el verano me gusta


un día soleado partí en tren a buscarla


viajé de mar a mar


de un alma a otra


de un castillo a una flor





La primavera, sin embargo, me llena de tristeza.


Allí habitan los ojos grandes de mi madre,


su alcoba llena de Luz,


sus almuerzos,


su cuerpo lleno de abrazos.





En el otoño prefiero el trabajo.


Levantarme a planear el día,


pensar las clases,


hacer simple lo enmarañado


y obvio lo sutil.


Organizar y hacer,


mientras miro la lluvia


golpear la ventana,


mientras los niños crecen,


la lluvia calla.






La imagen pertenece a Alberto García Alix, fotógrafo español.

27 de febrero de 2009

Hola!!! me dices




Hola!!! me dices, luego de bajar de tu cuna.

Es viernes y llegas a saludarme con ojos de vida,

como si nunca hubieras dicho una palabra,

tal como una piedra que comienza a hablar.


Traes el cordón morado de tu parto,

caminas vestida de sonrisas,

portando las llaves de mi alma,

mi ombligo y mis historias

en tu bolsillo.



Vienes saliendo de un sueño,

de un poema inmóvil

de una luz caída sobre A. y yo.


Llegas montada sobre una palabra,

hija buena, hija dulce,

regalo de la diosa sabiduría.


Qué torres se alzarán con tu voz?

En qué lugares se escuchará tu alegría?

Qué poemas dirás junto al mar?






La fotografía fue tomada por Camila Reyes, ·Caperucita", en su casa de Valparaíso.

21 de febrero de 2009

Hoy,Isidora recorre Valparaíso





Nos vamos a recorrer la ciudad. Isidora vive en un lugar de poesía y tiene que habituarse a la magia que le tocó por hogar.




El camino nos lo mustra Sergio Larraín.

8 de febrero de 2009

Carta Nro. 113 para Isidora.




Querida Hija:

Estamos en el borde del mar, las olas van y vienen sobre nuestros cuerpos mientras el sol y la naturaleza parecen disfrutar de este juego con nuestros cuerpos.

El agua tiene color verde y algunos pequeños peces buscan su camino cerca de nuestros ojos.

Tu madre nos mira con su ternura de ojos grandes y todos estamos felices, junto a un pequeño cangrejo, los árboles propietarios de la sombra y muchos niños que ríen y juegan junto a sus padres.

Atrás ha quedado la primera noche en Buzios con su ir y venir de rayos en el cielo mientras cenábamos junto al mar.

Atrás ha quedado el largo viaje y el paso junto a la pobreza húmeda de las favelas.

Recreo, Domingo 8 de febrero de 2009.

15 de enero de 2009

Ella viene desde el sur.





Agua, te siento líquida y brumosa.


Vienes llena de ríos, mercados, volcanes.


Traes la humedad de los bosques, los hielos, la espesura del verde.


Vienes del Sur, del fuego, las cenizas, los trenes.


Traes teoremas que horadan la lluvia,


libros, ecuaciones, palabras en inglés.


Traes abrazos para Isidora, tu calor en la medianoche,


la alegría del día jueves.





La imagen corresponde a la obra "Bosque Sureño", de Verónica Valdivia.

10 de enero de 2009

Epifanía en ocho de enero.



Isidora está hermosa. Salta conmigo en el agua, se sumerge , bucea abrazada a mi, se desplaza agarrada a mi cuello, nada pequeños tramos buscando a su padre.

La niña sale de la piscina y con los brazos pide volver al agua.

Regreso al trabajo. Hablo y hablo por teléfono. Preparo las audiencias del día siguiente en Santiago. Me preparo para ver una obra de teatro por la noche, una costumbre que he abandonado con la paternidad. Viajo a las 17.40, cansado, con un fuerte dolor de espalda. Afortunadamente duermo limpiamente en el bus.

Camino desde el Terminal al Teatro. Fatal. La obra escogida, pese a estar anunciada en la página de Santiago a Mil, no tiene entradas en venta porque es su día de estreno. La producción promete hacer entrar a los que llegamos a comprar boletos, aunque tengamos que quedar en los pasillos.

Lo pienso, lo pienso. En definitiva me marcho. Con el maletín lleno de carpetas. Con los pantalones demasiado anchos luego de perder 17 kilos. Con ganas de tener listo mi cuarto de hotel.

El Metro me deja en Bellas Artes. Cerca del pequeño hotel Kapital, en que ya había pernoctado dos veces antes.

Me dicen que habrá un cuarto en una hora. Aprovecho el lapso para ir al teatro y cenar. Afortunadamente hay una función a las 23.30 en Lastarria.

Para saciar el hambre elijo el Opera. El tártaro de corvina está delicioso. Sin embargo, lo acompaña una palta inmadura. Los postres y el tequila están muy ricos. El cognac estuvo demás.

A mi izquierda están unos novios que todo el rato hablan por teléfono. Han ido a ver una película a una sala especial para pocas personas. Es la noche en que se han comprometido. Quieren casarse en Viña porque allí el rabino es menos exigente. Me piden que les tome una foto que recuerde la noche.

A mi derecha un grupo de doctoras celebra el cumpleaños de la última en llegar. La madre de una niña inquieta. Tiene unos dos años y ama su chupete. En aquella mesa se habla de hospitales y hombres. La cumpleañera me recuerda a Alma.

Esta noche, todos los rincones del barrio me hablan. Miro un lugar en que me llené de ira. Allí ya no hay mesa. Mi mente teme que aquella mala energía haya quedado rondando, hilvanando enojos entre los comensales del R.

Están también muchos otros lugares con momentos felices. Con cenas en el patio, en el subterráneo, con preámbulos del amor.

Llego por fin a la obra. Un actor de telenovelas me recuerda los largos meses que vimos Lola junto a AB. Hay unas brujas cortando tela. El público esta de pie. Busco un lugar en el suelo. Inevitablemente me duermo. Alguien me avisa que la obra ha terminado.

Llego al hotel y duermo con sobresaltos. De pronto llega un tipo a esperar a su amante. Se sienta en mi cama. Por qué diablos lo habrán enviado a mi habitación?.

Luego llega una pareja de muchachas. Se ponen tristes. Una de ellas llora en el jacuzzi. Usa anteojos.

Casi en la mañana llega una hermosa mujer junto a su jefe. Ella lo llena de elogios por su prestancia. Él se marcha con prisa.

Me doy cuenta que son sueños, pero sueños asociados a otros pasajeros. No sólo mi alma está pegada a la ciudad.

Son las siete y hay que levantarse. Mientras me ducho, suena el teléfono. Una amiga me pregunta cuándo iré a Santiago. Le digo que allí estoy. Se alegra y me pide que la acompañe a alisarse el pelo en forma definitiva. Le digo que si. Pienso que se trata de un grito de auxilio vestido de vanalidad.

Camino hasta el Palacio de los Tribunales. Me anoto para alegar un recurso de protección. Mientras aguardo el anuncio de las causas que se verán durante la mañana, bebo agua mineral en “El Nacional”.

Una de las trabajadoras comenta las noticias y propone matar a todos los delincuentes, eliminarlos con dolor, freirlos en aceite. Luego aborda la situación política. Dice que ganará Piñera, aunque es un cínico.

Pienso cómo habrá llegado a formar su odio por los delincuentes. Cuándo habrá dejado de verlos como humanos?. Qué la ha llevado a formarse una opinión tan violenta?.

Regreso a la Corte. Miro a las decenas de mujeres y hombres que aguardan para alegar sus causas. Pienso que sería interesante un cuadro sobre este tema. Como de costumbre, mi causa no se ve. Aprovecho el tiempo recorriendo los laberintos del antiguo edificio. Me sigue doliendo la espalda.

Poco antes de las diez de la mañana me marcho hacia el Tribunal de Familia. Novedades en mi causa. La contraparte está con pie de guerra y tiene razón. Pactamos una mediación y vamos todos a compartir una mesa de café.

Cielos. Mi demandada, una mujer que sufre cáncer y está sorda, me habla de una causa antigua. Me recuerda los trucos que usé para ganar el juicio. Me da vergüenza.

Pienso que es 8 de enero. Cumpleaños de Manuel y de mi hermano muerto al nacer. Decido defender mejores causas en lo sucesivo.

Llamo a mi amiga. En definitiva no viajará porque su perrita regalona ha sido atropellada.

Regreso a mi ciudad. Isidora sigue hermosa y sonriente. Mi padre nos visita. Me siento feliz en el hogar.

Fotografía de Roberto Antezana.


Nota.- La perrita sobrevivió y tiene una pierna enyesada.

5 de enero de 2009

boda





Llega nuestro viento

y mi alma huele tu deseo,

quiero beberte

en copas de selva,

combatir la mesura,

doblegarla,

desnudar el otoño,

arrinconar la semana,

lo apropiado,

las reglas,

la misma luz.



Hay sol

y me faltas para abrir el cielo,

para derramar la vida,

incluso para fingirla.


Ya mañana habrá tiempo para la muerte,

para los fragmentos,

para la media luz.




Ya mañana comenzará a llover.






Escribí este poema por encargo, para el ritual de una boda holística que celebró mi maestra de yoga, Amla.

Es un llamado a darse tiempo para amar antes de que todo se destruya, porque al final del día, la reina de las piezas negras siempre nos gana la partida.

Ahora buscando una foto de boda, encontré la de Susana Ramos y Salvador Bidegorry, hechos desaparecer por la dictadura argentina pocos años después de su boda. Su hija de 21 meses, fue entregada a unos vecinos.

Hay que vivir, aprovechar estas estrellas, regresar una y otra vez al mar.


La imagen poviene de este sitio.

28 de diciembre de 2008

Carta Nro. 109 para Isidora

Te dejé sobre la arena y pensé en tu libertad. En tu derecho a caminar hacia las aguas. Sentí allí tu individualidad hecha imagen. Sentí la independencia de tu alma. Sentí respeto por tus propias sensaciones.

Me emocionó pensar que cada niño tiene derecho a llegar por sus propios medios hacia el océano y hacerse dueño de su relación con el agua y los vientos. Un derecho que fluye desde la belleza.

Cada niño tiene derecho a descubrir por sí mismo la sensación de las olas. Experimentar los riesgos de la naturaleza al amparo de unos padres que miran desde cerca.

Cuando nos retiramos del agua comenzaste a llorar. Supe que añorabas tu propia libertad.

Tu papá.

26 de diciembre de 2008

el hombre que aparece en el libro.




En un libro, supe de un personaje que predicaba en Galilea. Dicen que proponía amar a los enemigos, dar la otra mejilla al que nos golpea, construir la paz, no matar, no llenarse de cólera, ser luz de mundo.

En partes del libro se dice que es hijo del Hombre, hijo de Dios, la palabra, el verbo y la luz.

Dicen que lo torturaron y la asesinaron clavándolo a una cruz, por enseñar esas creencias; por atacar a los comerciantes del templo, por afirmar que era Dios.

Y sin embargo, hay ejércitos que llevan su cruz. Hay tiranos que gobiernan en su nombre. Hay quienes enseñan el desprecio al amparo de su palabra.

Entonces, la imágenes se confunden y cuesta encontrar su luz.



Escribo esto, luego de observar "La Tentación de San Antonio" ,de Hieronymus Bosch. Allí, en un oscuro templo que se desmorona, se muestra a Jesús señalando a la Cruz, como si el autor se preguntara: ¿Dónde está el verdadero Cristo?

13 de diciembre de 2008

Caballo Virgen




Bendigo lo previo y lo turbio,

el mes y el calendario,

las máquinas y las manos,

los cuerpos y las cavidades.


Bendigo los metales que cruzan por esta puerta,

los ojos que sostienen estos muros,

los párrafos que vuelven a ser palabra.



Bendigo el grito y el silencio,

los caballos, sus hierros,

sus hembras, su silabario.


Bendigo las herramientas;

el cobre;

la mente sobre cada tinta,

cada hebra,

cada trazo de luz.



"Caballo Virgen" se inauguró ayer. Ubicado en pleno Museo a Cielo Abierto de Valparaíso tiene la gracia de unir el espacio de vida y la sala de exposiciones de cuatro artistas porteñas.

Allí habitan los grabados, orfebrería y creaciones textiles. En el interior de la casa están las prensas, la sala de confección, la cocina con su pequeña ventana al infinito.

Me encantaron las joyas de cobre, obviamente, el grabado de la Virgen Negra de putas y ladrones, el imaginario de Altazor y las novedades de mi marca preferida de ropa: "Razón Textil".

Esta casa taller está ubicada en calle Bernardo Ramos 299, a 50 metros del ascensor Espiritu Santo, muy cerca de La Sebastiana y el Museo de Instrumentos Musicales.

Su teléfono es 032 3172766 y su correo es caballovirgen@gmail.com. Su perfil de facebook es Caballo Virgen.

El poema fue creado para la inauguración de anoche. Comimos unos panes artesanales muy ricos, devoramos frutas y bebimos vino rosado.

Luego del sarao nos fuimos a cenar con Isidora, su madre y su fantástica tía Mané. Fuel primer carrete de Isidora en la noche porteña. Nuestra hija reclamó todo el rato y nos turnamos para llevarla en brazos mientras el resto practicaba el comprensible defecto de la gula.


En la foto puede verse a Isidora durante su cumpleaños, ya pensando en asistir al evento de "Caballo Virgen".

6 de diciembre de 2008

mañana cumples un año de luz


Querida hija:

Se dice que en lo profundo, “Sueño de una noche de verano”, el tema de tu primer cumpleaños, trata de la inestabilidad del deseo satisfecho.

Esa volubilidad suele afectar al amor de pareja, que obedece a los juguetones designios de Cupido, quien conduce nuestros deseos, tal como un niño que salta de un juguete a otro.

La estabilidad del amor por los hijos, parece ser el contrapeso a las bromas de ese dios infantil.

El amor por ellos tiende a desarrollarse en forma más estable, ayudado por la proximidad de los egos y la maravilla del continuo desarrollo de nuestros pequeños, que seguidamente nos regalan dulzura, abrazos, palabras, pasos y una vida entera que van construyendo.

Mañana, cuando el hada que se ocupa del rocío me cuente que tus ojos cumplen un año de amistad con los rayos del sol, convocaré a todos los espíritus que vibran con tu sonrisa.

Vendrán las entidades benignas del bosque. Hadas y duendes nos recibirán junto al viento de la tarde y una maga bailarina hilvanará nuestra alegría entre las rosas del jardín.

Estará Manuel, el niño que abre una época de alegría; Maia Gea, la duendecita que regala sonrisas; Amanda y Vicente, dos hermanos llenos de energía; y, Sofía, el alma más nueva de nuestro mar.

Isidora. Agradezco a la vida la bendición de tu mirada. La ternura de tus abrazos. El júbilo permanente de tu continuo respirar.

Tus ojos son la puerta de entrada a nuestro bosque!!!!!






La imagen corresponde a la obra "Puck", de Joshua Reynolds, 1789.

1 de diciembre de 2008

Carta Nro. 100 para Isidora

Leonardo da Vinci, "Virgen de las Rocas"


Querida Hija:


Como de costumbre, es de madrugada y estás en mi regazo, contenta de ser una niña con derecho a las caricias.

Con una mano te escribo y con la otra voy dialogando con tu piel, tan nueva y tan linda.

Quiero hablarte de la magia que sigue tu camino. Ya hemos conversado sobe los sincronismos que marcaron tu llegada al mundo. Ahora quiero contarte de los signos, que al acercarse tu primer cumpleaños, indican la presencia de la sabiduría tradicional de la tierra.

Esto es lo que pasó: (1)

Ocurre que el sábado fuimos con tu madre a visitar a mis primas Zaira y Sandra, que viven en una parcela ubicada en el sector norte de “El Belloto”

Como de costumbre, lo desvíos y enreveses del camino nos hicieron equivocar el rumbo y nos obligaron a buscar en nuestra memoria las claves para salir de aquel laberinto y llegar a la Parcela “El Sauce”, donde habitan mis primas, junto a toda su familia, que es muy unida, pese a las pruebas del exilio y el retorno.

En aquella jornada, junto con compatir un día de primavera, debíamos ocuparnos del agua que brota generosamente en múltiples puntos de aquel suelo, donde se levantan las casas de nuestros familiares y una capilla de madera dedicada a la Virgen María.

Precisamente, mi tarea en estos días es impedir el plan del gobierno dirigido a conducir un nuevo cauce de aguas lluvias hacia aquella tierra de vertientes.

Como se nos hizo muy tarde recorriendo las quebradas, compartiendo abrazos y elevando brindis al cielo para celebrar tu sonrisa, decidimos pernoctar allá.

Las estrellas llegaron al jardín y visitó mi memoria la jornada que tuvimos hace pocas semanas en Colliguay y la visión que tuve sobre el simbolismo del templo de Chartres.

Alimentado por aquella tierra y aquel firmamento, dormí entre los brazos de ustedes, hasta que me despertó una nueva visión.

Mi inconciente unió las claves que habían permanecido ocultas durante la primacía de la razón. (2)

Allí donde hay aguas que brotan, la población tiende a crear centros de culto dirigidos a venerar imágenes femeninas que hablan de sabiduría, afecto y fecundidad.

Recordé las múltiples grutas de la Virgen con el agua brotando de las rocas, la Virgen Negra del subsuelo en la cripta de Chartres, junto a su pozo milenario; la imagen de la Papisa en el Tarot, con el piso lleno de agua corriente.

Eran las cinco de la mañana y esta olla de sincronismos e impresiones comenzó a danzar en mi alma con ganas de salir y abrazar a la gente.

La primera en emerger de la noche fue mi tía Zahira. Me cuenta que la casa tiene un subterráneo, que jamás han podido usar a raíz del agua que brota con generosidad y, para mi decepción, me explica que la Virgen de la capilla es blanca.

Durante el desayuno les cuento sobre mi visión y les relato que he constatado la presencia de algunos de los principales elementos simbólicos de Chartres, el laberinto, las aguas subterráneas, la cripta y la Virgen. Les explico que sólo me decepciona el color blanco de la virgen.

Mi tía me dice entonces que mire hacia arriba y ante a mis ojos aparece la imagen de una Virgen Negra, reinando sobre la mesa del desayuno.

Hay pequeños relámpagos en mi cuerpo. Isidora, el regalo de la sabiduría sagrada, ha llegado ante la prolongación del culto a Isis en el cristianismo del siglo XXI.(3)

Recreo, uno de diciembre de 2008.


Virgen Negra








1.-Pausa para darte un yogurt.

2.- Pausa para limpiarte el yogurt de la cara.

3.- La imagen ha estado durante 30 años acompañando a aquella rama de nuestra familia.

28 de noviembre de 2008

Carta Nro. 99 para Isidora.






Querida hija, faltan diez días para tu cumpleaños. Te miro jugando sobre el sillón. Feliz con este amanecer junto al mar.

No sabes de años de calendarios ni de horrores.

Ronroneas, sonríes y juegas con una taza que está a punto de caerse.

Estás tan linda!!!!! Pareces un arco iris vestido de bebé.

Hoy me ocuparé de preparar la fiesta, los disfraces, las acciones de arte en tu homenaje.

Te abrazo. Te quiero. Eres nuestro tesoro.

Gonzalo


En la foto, tomada por Ma. Irene Morales, apareces junto a tu padrino Esteban, el perfil de Tati y mi sonrisa.

8 de noviembre de 2008

Chartres

Chartres desde el jardín

Dedicado a Teresa Calderón y su elefante.


Soy lo que no soy. La rosa.
El hambre. Los círculos.
La lluvia. El laberinto.

Soy la torre y la caída.
Los mendigos. La mesa.
El naipe. La muerte.

Soy tu cuando te enfadas.
Soy la hembra, la música,
el tiempo, el infierno.

Soy el agua subterránea.
Las arañas. La luna.
Lo triste. El placer.

Soy la guerra. La boda.
El vino. La cruz. La pena.
La envidia. La envidia.
La pena.

Soy el cine. El muro.
El odio. La peste.
Las manos. La copa.
La espada.

Soy el hombre que tortura.
La escuela. El árbol.
Los ratones. Los espejos.
El asombro.

Soy el pan. La serpiente.
Los gusanos. El cuerpo.
La carne. Los sellos.
La puerta.

Soy Ariadna y Dédalo.
Loco y tempestad.
Calibán y Minotauro.
Solsticio y República.

Soy Raquel y lentejas.
Mil niños muertos.
Mil niños y un ángel.
Nuestro propio ángel.

Soy mi hija. Memorias.
Los libros. Los perros.
El deseo. El deseo.
La luz.


la flor en el laberinto

vista nocrurna del laberinto






Quiero contarles como nació este texto:

Es de noche y llevo mi mirada hacia las estrellas. Tengo a mi hija en los brazos y en mi cabeza giran las emociones de la jornada en el bosque de Colliguay.

Duermo y sueño con el laberinto de Chartres. Una intuición me visita desde el inconciente: el landmark inscrito en su centro es un portal simbólico que conecta los trazados arquitectónicos con el firmamento.

Me levanto y las nubes que descansan en los brazos de los matorrales me sugieren que busque nuevas pistas.

Mientras la música de la naturaleza se acrecienta para celebrar al sol , calzo mis zapatos rojos y parto hacia la Catedral de Chartres. El templo que sirvió de escuela.

El edificio se levanta sobrer la cima de una pequeña colina destinada al culto religioso desde tiempos inmemoriales. En el lugar existe una falla geológica y corren aguas subterráneas.

Saco mi vieja huincha de medir. El laberinto y el rosetón de la fachada occidental tienen 12,89 metros de diámetro. En el centro del laberinto estuvo la imagen de Teseo luchando contra el Minotauro.

Entre el centro del laberinto y el umbral de la entrada occidental hay 37,5 metros. La misma distancia existe entre el centro del rosetón y el suelo. Si la fachada se extendiera sobre el piso interior, el rosetón coincidiría con el laberinto.

Muchas otras medidas, tomadas desde aquel landmark, dan cuenta de la corrección del trabajo de maestros y obreros.

Miro la figura y cuento once cículos concéntricos que de manera muy clara dibujan una flor. Los círculos me sugieren los distintos planos del universo, imbricados entre sí, dando forma a la vida expresada en aquella flor.

El protagonista de la obra es la luz. En la jornada del solsticio de verano, un rayo de sol penetra por un punto claro en el Vitral de Apolo – disfrazado de San Apollinaire - e ilumina una piedra blanca por sólo un instante.

Cada 15 de agosto del calendario juliano - que corresponde al 22 de agosto en el cómputo gregoriano actual- una imagen de María es proyectada hasta el centro del laberinto para conmemorar su asunción a los cielos.

En la Cripta de la Catedral, la madre de Jesús se ha pigmentado de negro y es conocida como “Nuestra Señora del Subsuelo”.

El agua que corre bajo el piso y que alimenta un pozo, me recuerda a La Papisa del Tarot. El color negro de su imagen evoca a Isis.

Todo el contexto me sugiere que Dante pasó antes por allí.

Un hombre que camina por el lugar me cuenta un viejo rumor: las catedrales del lugar dibujan en la tierra la Constelación de Virgo. Además, me dice al oído: "recorrer el camino del laberinto equivale a peregrinar a Jerusalén".

Descalzo mis pies y me pongo en marcha hacia aquel centro. Ahora estoy en ese landmark. De pronto, comienzo a danzar. Mi alma salta de un lugar a otro del templo, se sumerge en las vertientes, toma las manos del arquitecto, salta hacia las estrellas, vibra como música sobre las aguas, lleva su pequeña luz hacia otros cuerpos, otras vidas, otra tierra.

Así nace el poema.

el vitral de occidente









Epílogo de mi libro "Landmarks"
Próximo a ser publicado por la Editorial Altazor.

27 de octubre de 2008

Aventura en Colliguay




Tras este trago amargo de la paliza electoral que sufrió nuestro arco iris, el primer día de noviembre nos vamos a la montaña. Por el troncal sur, sale el desvío hacia Lo Orozco.

En medio de aquella ruta que busca llegar a Casablanca, surge hacia la izquierda una vía que al poco andar se vuelve serpenteante, dando vida a curvas cerradas que van ondulando hacia el cielo en medio de un tupido bosque.

En la altura hay un valle. El camino ahora corre junto a un estero casi invisible. Pasa junto a un cementerio y al minuto siguiente nos deja frente a un gran cartel que a nuestra mano derecha grita ¡Liguria!.

Si miramos hacia el fondo, asentada al pie de una suave loma y junto a un extenso y verdoso césped, se encuentra la casa.

La construcción es de adobe. 5 habitaciones de dos camas abren sus puertas a un largo pasillo y en el medio presenta un gran salón de estar con piso de piedra y chimenea.

La cocina es grande y muy completa. El agua viene de la vertiente. La electricidad es normal. Los únicos teléfonos que funcionan son los ENTEL.

Por la noche el cielo colmado de estrellas. En cambio, el celeste de la mañana estará invadido por el canto de los pajaritos. Si agudizamnos la vista podremos notar los pequeños saltos de las ardillas.

Qué vamos a hacer sin tele?.- No nos quedará otra que conversar sobre los niños, internarnos en el bosque, aprender de Ida, escuchar a las almas que nos rodean, escuchar a nuestra propia alma.

Ida estará a cargo de iluminarnos sobre temas de educación. Ojalá pueda ir la Conito grande y nos hable del misterioso sistema Waldorf. Vecina nuestra será una prima que tiene a su pequeño hijo en el Montessori de Quilpué. Seguramente el mismo colegio en que trabajó Conito.

En medio del bosque repartiremos el jugo de flores que recomienda Shakespeare para hechizar de amor, para seducir los afectos.


La pintura"Sueño de una noche de verano" es de Joseph Noel Paton.

22 de octubre de 2008

este domingo volveré a votar por el arcoiris




Es cierto que debemos castigar a la Concertación por abrirse de piernas y gibarizar la esperanza.

Hay que mandarla un buen rato a la cresta, por chueca, por fome, por gris, por hacernos trampa.

Acusémosla de nuestra tristeza, de nuestras cuentas gigantes, de la mierda en nuestras manos, en nuestros rostros, en nuestro aire.

Gritemos de rabia por los empujones en el metro, por los obreros traicionados, por los asesinos sueltos, por los bosques que se apagan, por el hermano indio que llora su montaña.

Gritemos de rabia por nuestros años que se incendian, por la vida que se rompe sin amor, sin dulzura, sin prestancia.

Revolvamos el gallinero. Al fin y al cabo es nuestra casa.

Es la mitad de la noche y llueve.

No queda otra cosa que cantar. Como si aún tuviéramos sueños. Como si a aún tuviéramos ganas.

Sigue el cielo rugiendo y habla la derecha en la televisión, las radios y toda la prensa.

Los dueños de Chile quieren volver a La Moneda. Llenar las cárceles. Privatizar las escuelas. Perseguir el sexo. Prohibir la alegría. Borrar la esperanza.

Gobernar el país como si fuera un mall, un mercado de baratijas, un pozo de dinero y cobre.

Gastan millones en comprar nuestros votos. No pasarán. Esta pequeña libertad nos costó mucho y no se vende. No se rinde. No deja de buscar la estrella más alta.

Busquemos nuestras manos en la Alameda y comencemos a danzar, como si fuera octubre y primavera.

En este girar y girar, tomemos nueva luz, nuevas ganas, nueva confianza.

No se trata de aplaudir el gris. Se trata de asumir en que vereda de la historia habita nuestra alma. Se trata de persistir en la esperanza.



La imagen pertenece a una obra de José Balmes.

19 de octubre de 2008

fragmentos en la alameda central




malhechores brotados de alfajores,
alfiles, sandías y vidrios,
el degüello eléctrico de prestigiadas tropas,
malpagadas, nacionales y católicas
contra carpinteros que no saben leer
y puertos que el sol no recuerda.

jueces desentendidos pero no ciegos,
prisioneros de un barco que no debe
llamarse Esmeralda, sobrios, refugiados
de la belleza invicta, arrogantes,
prósperos, llenos de alambres y de ajíes,
rostros tenues como el dolor desesperado,
sobrinos confiscados a una luna temeraria,
casi crepúsculos perdidos, artífices
de menciones honrosas, de gatos y de
librerías pensadas para niños delirantes y rosados,
lógicos, derribados de una vida prestada
y de rieles que gimen en España.

soy un número relleno de tristeza,
huyendo de helicóptero anómalos y oscuros,
taladrantes y llenos de barro, dóciles y ausentes,
dormidos sobre platos de cebolla,
junto a frascos de arena y de miel.

conozco demócratas cansados y absurdos,
hospitales que se llaman desamparo,
el ombligo náutico y el desgarro de un nuevo amor,
caracoles tendidos en su cama y cortafuegos
adheridos al temblor.

tengo prólogos de una pasión promedio,
cócteles desnudos y frecuentes,
bajo el auspicio de tiranos malolientes,
de moscas y sombreros ateridos

con querellas desaparecidas
en carpetas marrones y azules.

pienso en fueros y lazos de papel,
en la ronquera de tardes calurosas,
asociadas a piscinas nuevas,
tigres pálidos y perdedores
bajo un traje de asesino,
que también se llama uniforme
y gol de Chile y bombas que caen sobre
el Presidente.

tuve que anotar en lápidas
que parecen cordilleras,
la muerte de países que caen al agua
y desembocan gritando como ríos,
la penitencia de perderlo todo,
por cortesía de sueños de militares obscenos,
prófugos de un aguacero azul,
invencibles desconsolados y aburridos.

29 de septiembre de 2008

Trabajadoras Sociales





El país es una alambrada,
casi un método,
sus trabajadoras sociales visten de gris
y caminan por calles enemigas,
hospitales y escuelas.

Caminan y no son vistas,
caminan en otra tierra.

Grito y mi voz roja no quema,
aparenta, no es pobre, no sufre,
es ajena, sucia, mínima.

Pienso y los árboles hambrientos de flores
no olvidan infierno
y ellas insisten,
escuchan, entienden.

Casi hay que ser mujer
para ser tan valiente
y trabajar sin llorar, sin mentir,
sin mandar el mundo a la cresta.




En la Imagen: Lucía Cullén, trabajadora social detenida desaparecida en Argentina.

14 de septiembre de 2008

Busca mi amor en un vaso de agua






Busca mi amor en un vaso de agua,

en la mañanas que lloran sobre el patio,

en los perros que aman al sol.


Busca en los caminos que llevan al mar,

en las mariposas que perdonan al verano,

en el celeste inmediato,

en el celeste de mi ciudad.


Busca en la alegría de mi hija,

en sus preguntas,

en su risa de mujer azul.


Búscame en el territorio de la muerte.

Más allá de la última

roca de los cielos,

en el lugar sin tiempo,

sin música,

sin Dios.


Búscame en cada árbol de manzanas,

en los techos que aman la lluvia y

en cada atardecer de invierno.


Búscame, pues allí donde llegue tu alma,

allí donde brillen tus ojos,

allí estará mi amor.





La imagen fue encontrada por los ojos de Pamela Albarracín.

7 de septiembre de 2008

bajando de peso



Desde hace casi un mes que estoy a dieta. El número 92 en la balanza y cierta dificultad para bajarme de los taxis, me hizo encender luces de alarma.

El primer día fue una dieta radical. Manzanas and only manzanas y agua. 1500 gramos fue la recompensa. Luego introduje el pollo, el pescado y las verduras.

Por un feliz sincronismo llegó a mis manos de Mireille Guiliano y su evangelio de agua, moderación y caminata, que més que un régiemn temporario, propone un estilo de alimentación y vida.

El libro, tiulado “La Francesas no engordan”, trae recetas y juega a seducirnos con la idea de combinar el placer con el buen estado físico.

He aprendido a valorar los puerros agridulces y elegantes, la sopa de zanahorias besada por el aceite de oliva, el yogurt casero, los paseos al mercado y la ritualidad de tres comidas diarias, en calma y sin tv.

He bajado 6 kilos y medio y espero llegar a 80 para fin de año, cosa de igualar el peso con el que comencé esta década.

Y, claro, cuando me da hambre, bienvenidas son las manzanas y las frutas de estación.








En la imagen, la autora del libro.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!