19 de mayo de 2010

Carabinera





Tras el amarillo del bus escolar

apareció una escena inolvidable


Segura de su pequeño escondite

en la ciudad vacía

una carabinera orinaba en la calle


Su pelo formaba un moño tomate

cuerpo en cuclillas

la gorra tomada con ambas manos

el chorro formando un pequeño lago

sobre el piso de arena


El calzón estiraba su tela

sobre los pálidos muslos

los ojos demasiado abiertos

apuntando a mi rostro


La miré dos segundos

y fue como ver a un duende

besando a una crisálida

la muchacha tiñó de rojo sus mejillas

y yo seguí adelante

armado de esa imagen devastadora

sinceramente imposible








En la imagen, "Mujer Orinando", aguafuerte de Rembrandt, fechada en 1631.

3 comentarios:

Sandra dijo...

Que bochorno!!!!

Pamela dijo...

Lo único que les envidio a los hombres es su capacidad de orinar de pie. No puedo evitar recordar la meada de Piñera en el container

Roberto Nieri B. dijo...

No quieres que te veamos deshacerte
de las sobras que tu vientre guarda.
Las llevas celosa, dolorosamente,
hasta el palacio para ti dispuesto
en soledad, a la sombra de la verguenza.

Y me culpas a mi, hermana, si en la necesidad
como un perro sucio busco alivio
siendo que no he sido yo quien ha dispuesto
tu inmensa cárcel allá abajo.

Disculpa mi descaro y asume este discurso,
mi humilde ordinariez, como un obsequio.

PD. Tal vez sea preciso lo decore
y le cuelgue esta tarjeta aclarando
que en lo absoluto me interesa
verte el poto.



www.niunbrillo.wordpress.com

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!