1 de mayo de 2010

El Maestro Yumbero






Osvaldo aunque zurdo

tras cuarenta años de genio y lucha

era intocable

sus contramanos eran parte de la bandera

su humanidad era el tango

la academia

el viejo Café del barrio



Estuvo prohibido en las radios

lo dejaban temporadas en prisión

y su música seguía en las almas

como aquella rosa roja

que nacía en su ausencia



Una mañana de Villa Crespo

leyó tres mínimas líneas

sobre la mujer abandonada en el pavimento

fue como una frase de piano en su cabeza

pronto Azul estaba en las giras

amando el bandoleón

bailando con la furia devastadora

de una tempestad en pleno océano


Ella se sentía transportada a la magia

habitaba en el aire

recorría los países con el sexteto

embriagando con su luz a los poetas

demoliendo toda antigua belleza

mordiendo los pezones de la tierra


Su alma pertenecía a la Yumba

hasta que una noche en Guayaquil

notó que una mirada visitaba su cuerpo

por vez primera sintió algo

que no fuera repugnancia

frio o indiferencia



En el Café tocaban “Sur

y su rojo vestido brillante

era el centro de todos los tiempos

y de todos los mundos



Hablaron por varias noches seguidas

hasta que el joven de la camisa blanca

tomó su mano y su espíritu

ella sintió que siempre habían estado juntos

la electricidad se cortó en todo el país

y sólo hubo brillo en sus besos

besos como explosiones

besos como ciudades y canciones

como estrella que cae en el agua


Todo era un gran girasol

un camino de luz en el bosque

salvo un punto de silencio

para Azul era imposible hacer el amor

el deseo la regresaba al Capitán

la muerte

las constantes violaciones






Tercer Capítulo de la Telenovela. En el clic está “La Yumba” de Osvaldo Pugliese, inspirador del Maestro Yumbero y luego Sur, con música de Aníbal Troilo y letra de Homero Manzi.


En la image, un retrato del Maestro proviniente de www. tangoilustrado.com
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!