11 de enero de 2010

duerme






Descanso e Isidora llega a dormir sobre mi hombro,

todo el diez de enero pesa sobre nosotros.


Me llamaste Gonzalo antes que el sol,

hablaste conmigo en el desayuno,

fuiste al agua en mis brazos,

me regalaste alegría en cada instante,

ahora duermes y duermes sobre mi alma.

2 comentarios:

Isabel Romana dijo...

No hay felicidad mayor que tener a una criatura durmiendo en nuestros brazos. Conmueve su confianza. Un abrazo y sigue disfrutando de tu niña.

Thelema dijo...

Es muy, muy lindo. Me gusta tu arte esa, esa que haces del corazón porque es como... tan sutil... am... creo que no lo sé explicar, pero me gusta mucho :D

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!