22 de enero de 2010

Como en Verona, pero con más calma.





Mi afán de dártelo todo
es tan profundo y tan sin límite
como los abismos y las olas del mar.
¡Cuando más te doy, más quisiera darte!

Te sigo y te busco,
porque nada es bueno en el mundo
cuando faltan tus rayos.

Te miro
y eres el sol
que inventa mis mañanas,
tus ojos avergüenzan a los astros
como la luz del día
a mi simple lámpara.

Háblame ángel resplandeciente,
cuéntame del agua,
de sus números, de la lluvia,
escribe tu vida sobre
mi alma,
aquí encontrarás tu libro,
tu espacio, tu barca.


Deja que ligeras alas de amor
nos conduzcan en su alegría
hasta que nuestros nombres
dejen de importarle a los hombres
y nuestras almas hagan su boda
en las profundas aguas.


En la imagen "Julieta", Waterhouse, 1898.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!