29 de enero de 2010

Iglesia del Hombre





La Iglesia del Hombre

se llama amor,

respeto, búsqueda.


Caben aquí las diferencias,

los libros, Raquel,

las leyendas.


Caben los sufis y Sócrates,

el perdón de Cristo,

los pillanes,

las columnas del Templo.


Cabe el Dharma,

los científicos,

el agua, el aire,

los delfines,

el viejo fuego.


En este arte

no hay copas para el desprecio,

la guerra,

el odio a los diferentes.



No hay luz para

sentirse superiores,

exclusivos,

supremos dueños.



La imagen de Rumi, de autor que desconozco, proviene de este sitio.


Hoy nos juntamos en esa Iglesia.

3 comentarios:

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

supremos dueños de nuestros exclusivos templos.

Uma dijo...

gracias por tu visita! bonito blog, me encantó la poesia sobre el matrimonio arnolfini

Mayte dijo...

Buenas letras, como siempre es un placer visitar tu espacio y compartir.

Un biko grande. :)

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!