24 de enero de 2010

Boda






Ayer, en la Casa del Hipocampo,

sobre la playa de Cau Cau,

mediante el laico rito

un dulce rocío

hizo florecer nuestra unión.


Antes de la hora sexta,

todos descendimos

un abismo hacia el mar,

los árboles oscurecían el camino,

las aguas rugían en el centro.


Los testigos gobernaron

las olas con su mirada

y el blanco de las ropas

condujo al sol

sobre nuestros cuerpos,

nos elevó,

nos llenó de alegría

junto a Isidora.


En la boda habló Gibran,

Carolina leyó unas leyes

y un poema voló sobre nuestros cuerpos.


Luego vino el banquete

los besos,

la vida que triunfa

y sana.






La única invitada fue Isidora, los testigos fueron Esteban y Tatiana, la Oficial Civil fue M. Carolina.

2 comentarios:

°°JanEKew°° dijo...

Así es la vida que triunfa y sana querido, maravillosa!!!!

saludos, me encanta este giro hermoso familiar y cómo te maravillas con ello cada día, en esa construcción que a veces cuesta tanto, pero que si uno no se atreve se hace imposible de lograr.

M.

Cindyta dijo...

que hermosa foto, si alguna ves fuera el turno de mi boda, me encantaría que fuera en un lugar así. Saludos!

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!