25 de enero de 2010

Medea lleva a Isidora a la Casa Milà






¿Qué se repara con tus ojos?,

la pregunta camina por mi alma

mientras busco la mamadera extraviada

y construyo el amanecer

colocando flores en el pelo de Isidora.



Miro los pies de nuestra hija

y sus pequeños dedos

me recuerdan las formas

de Gaudí.


Los deditos me han regresado al mundo,

la niña juega con pulseras y espejos,

tras escuchar sobre Medea

y el comienzo de su tragedia.


Pienso en el Rey de Cólquide,

en la hija que marcha con el enemigo,

en la madre bañando a sus hijos antes de matarlos.


Son raros estos cuentos para niños,

le duelen a los padres,

espantan a los deditos,

a los dragones, a los techos de Cataluña.

2 comentarios:

Roxi dijo...

Que lindas asociaciones Oníricas. Escucho la risa de Isidora corriendo por Valparaíso, el canto del mar, y todo se mezcla con las formas ondulantes de Gaudí. Recuerdo haber estado en el techo de la Pedrera, muda, para adentro, pensando en el mar en una mañana de sol, agradeciendo a la vida de poder estar ahí, llenandome de tanta energía y arte. Quizás un día Isidora también sienta ese sol sobre su piel y ese calor, esa tibieza le recuerde todo tu amor, todas las cartas que le has escrito.
Abrazo !

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Que dolor Medea bañando a sus niños antes de asesinarles, que horror o que locura, !que furia contra aquel hombre! Jasón. Y en el techo de una casa en Barcelona, los caballeros o los dragones o los deditos tiernos alzados de la niña, cuentos para ella dulces.
Desde Andorra una de Barcelona, un bsito para Isidora.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!