9 de enero de 2010

tomates






Tomates químicamente rojos,

nacidos de pequeñas

gotitas de sol,

amados por el agua,

nombrados en las ferias,

trozados y húmedos

en nuestros platos azules.


Tomates de Limache,

vestidos de ají y queso.

Frutos nevados de cebolla.

Rodajas que miran

su hogar en el cielo,

su historia de arados

y almácigos,

manos que los sacan

de su sueño.



Tomates heridos,

sangre de reina,

gazpacho,

alma de ravioles,

montañas de fruta,

frascos,

hileras de cáscaras

que regresan a la tierra.




En la imagen, una hermosa foto de Pamela Albarracín.

1 comentario:

°°JanEKew°° dijo...

y debe explotar en una sangría roja para poder entregarse. Tomate picado en cubos y quesito de cabra, más un poco de ají verde picadito finito y quizás un toque de cilantro.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!