8 de octubre de 2010

desperté y fue peor.




En mis sueños,

tengo una existencia //

en que vivo con mi hija y mi esposa

en una comunidad llena de árboles

en la populosa capital de Chile.


Allí vive también Camila y el Sapo Canales,

con quien comparto el calabozo del condominio,

lugar en que suelo pasar las noches,

por hacer chistes en la Asamblea de Vecinos

o llegar atrasado a esas extrañas reuniones.


Hoy no me toca estar preso,

pero tras las rejas está mi sweater naranja

y un montón de ropa

lavada y planchada,

con el religioso cariño

de una abuela.


De repente, recuerdo el habeas corpus,

la tradición inglesa del amparo,

acudir a la Corte, denunciar el secuestro.


Mientras más acciones se me ocurren,

más voy despertando

y más regreso a este ayuno de hambre,

a este silencio del cerco.





En las imágenes, aparece mi amiga Camila Reyes San Martín y  Beatriz State Gallardo (seguro que es la arquitecta del condominio). Las fotos provienen del facebook de Camila y deben ser de autoría de Carlos Reyes, el papá de Camila.

1 comentario:

Isabel Mª dijo...

Me gusta. Besos.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!