9 de octubre de 2010

Retorno al Calabozo





Maraca culiá,

perra conchetumadre,

te voy a “marcar” en la pega,

son palabras que cruzan como balas

rumbo al teclado del joven vestido de verde.


El cabo pelicorto registra la denuncia

por lesiones y amenazas,

tecleando raudo como una mente.


La promotora del supermercado

hace un paréntesis

para elogiar la veloz escritura.


El agente, “poniéndose rojo”,

lo atribuye al “Messenger”

y a sus largas conversaciones con amigas,

mientras mira la única trenza de la chica

y piensa en visitarla con sus zapatillas nike

y su sonrisa “con chela” de los días libres.


Otro Carabinero,

me hace pasar al calabozo,

hablo con el detenido,

mientras en la celda vecina

llora una mujer,

recuerdo mi sueño de anoche

y mi último poema.


Los días entrando y saliendo

del espejo,

emergiendo del agua profunda,

hilados a la próxima estrella,

hijos del sueño y la niebla.



Libre mi cliente,

salgo del retén

y escucho a la promotora

explicando a un grupo de gente:

“que le importa al wueón!!!!”,

“al fin y al cabo el poto es mío”,

“todo el resto puede irse a la cresta”.







La imagen proviene de este sitio.

1 comentario:

lichazul dijo...

que gráfico
FELICITACIONES!!
así es tal cual

mundos que pasan a montones por entre esas paredes "comisariales"


besitos de luz
buen fin de semana

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!