3 de octubre de 2010

El Bosco








Ven Hyeronimus Bosch,

trae tus infiernos y tus sueños,

la muerte portando una flecha,

los demonios en los cofres,

la esfera sobre San Juan.


Háblame del libro en la cabeza,

el tulipán que sale del cráneo,

el falso médico del embudo,

el pueblo en la nave de la muerte.


Misántropo,

háblame de Jesús con su cruz a cuestas,

la música en la noche de los siglos,

musulmanes dominando el mundo,

tu conflicto con triángulos y mujeres.


Dime de las naves espaciales

presentes en tanta tragedia,

portadoras de moras y frambuesas,

parientes de las grandes lechuzas,

amigas silentes de Durero.


Ah, dulce viajero,

llevas en tu alma

los misterios de tu tiempo,

los rostros malignos

de la tortura,

los demonios de siempre,

el incendio que todo lo extingue.




En las imágenes, aprec iamos "La Corona de espinas" o "Los insultos"; "El Jardín de las Delicias", "Cristo cargando su cruz"; "La nave de los locos"; "La muerte de un  avaro"; "La extracción de la piedra en la cabeza"; "El vededor ambulante que oculta el Carro de Heno"; "San Juan Bautista en meditación"; y, "El carro de Heno".


Todas las imágenes provienen de http://wikipedia.org/ y sirvieron de inspiración a este poema, sobre la bruma de  los arquitectos y los cubos de Alberto Durero.

1 comentario:

elisa...lichazul dijo...

bonitas pinturas...no soy entendida en pinceles
pero sin duda un clásico entre los clásicos

tu texto muy bien plasmado para que se complemente con todo lo dejado
Felicitaciones

buena semana

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!